Han tenido que pasar cien años para que la marca del tridente fundada por los hermanos Maserati contase con un vehículo así. Se trata del Maserati Levante 2016, un SUV de lujo que llega para completar una gama en la que hay deportivos (GranTurismo y GranCabrio) y berlinas (Quattroporte, Ghibli) y, si se dan bien las cosas, venderá más que todos ellos cuando salga a la venta en primavera. El coche se fabricará en la planta turinesa de Mirafiori, en Italia.

No se trata de una sorpresa, tras dar a conocer al mundo el prototipo Kubang en 2011 que avanzaba la idea de contar con un SUV en la gama, y destaparse el pasado año las patentes de este modelo. Su diseño sigue las pautas de otros modelos de la firma, con un frontal de líneas muy marcadas y deportivas, con líneas más horizontales en los faros y una toma de aire inferior del paragolpes sobredimensionada.

Maserati Levante 2016 lateral

Pero donde más claramente se observa el ADN Maserati es en la vista lateral. Desde sus perfil que nos recuerda al Quattroporte (ver prueba), con ese aire coupé a detalles como las tres icónicas salidas de aire sobre los pasos de ruedas delanteros, el pilar C trapezoidal con el logo “Saetta o las ventanillas sin marcos. En la zaga destaca la luneta trasera muy inclinada y con forma afilada, elementos típicos de los vehículos deportivas de altas prestaciones, así como el spoiler de techo o las dos salidas de escape dobles.

Maserati Levante 2016. Motores

Será en el Salón de Ginebra donde se desvelen los detalles técnicos del nuevo SUV, pero el fabricante italiano ya señala que combinará el nivel de prestaciones en carretera típicas de todos los Maserati con una dinámica de conducción excelente en superficies de baja adherencia alejados del asfalto (tomará buena parte de la experiencia de Jeep en este campo.

Maserati Levante 2016 trasera

Sabemos que el chasis del Maserati Levante 2016 estará basado, en todas las versiones, en una suspensió con amortiguadores controlados electrónicamente y muelles de aire regulables en varios niveles, tracción integral Q4 y una caja de cambios automática de ocho velocidades, calibrada especialmente para este modelo.

La lógica indica que podría contar con las mecánicas gasolina V6 de 330 y 410 CV que emplean Ghibli y Quattroporte, así como el V8 de 530 CV del GTS, que lo situaría como un digno rival del BMW X6 M 2015, el Mercedes-AMG 63 GLE Coupe o del Range Rover Sport SVR.  Los rumores apuntan también hasta tres mecánicas diésel, con potencias desde los 275 CV.

Fuente: Maserati
Galería de fotos:

Ver galeria (4 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta