Una de las infracciones más graves y considerada una conducta muy peligrosa al volante es conducir bajo los efectos del alcohol. “Si bebes, no conduzcas“, así de fácil… pero parece que hay gente que hace caso omiso. El alcohol al volante produce unos efectos que hacen que el tiempo de reacción disminuya, la percepción de la realidad se distorsione y parece ser que incrementa la sensación de seguridad en los conductores. Con estos efectos no solo se provocan accidentes,sino que además de poner en peligro la vida de uno mismo, se pone en peligro la de los demás ocupantes.

Por muchas campañas que hagan para disminuir estos accidentes parece que no son suficientes, es por ello que en Estados Unidos han desarrollado unas matrículas que diferencian a los conductores que han sido pillados borrachos en al menos una ocasión.

placas matricual eeuu

No en todos los estados de EE.UU. son aplicables estas matrículas. Por ahora sólo en Ohio, Minnesota y Georgia. Para el primer estado a la matricula le añaden dos letras especiales antes de la numeración (sólo apreciable para la policía). En el caso de Georgia se les diferencian por una matrícula con un tono amarillo estridente, además en ese estado un delito como conducir bajos los efectos del alcohol, conlleva a una retirada de carnet hasta 10 años e incluso enfrentarse de una pena de cárcel. Por si fuera poco el seguro podría cobrarse la póliza anual experimentando una subida de hasta 1.000 dólares.

 

El fin de este tipo de  medida es que la policía pare primero a los conductores que porten estas matriculas ya que ya han sido cazados ebrios en la carretera. Lo cierto es estás matriculas solo son viables en Estados Unidos, en nuestro país sería algo inviable puesto que saldrían mil y una quejas seguro, aunque sería una buena medida.

En nuestro país para tomar cartas en el asunto y frenar los accidentes por conducción bajo los efectos del alcohol han decido aumentar los controles de alcoholemia y radares, ya que en las últimas semanas en Madrid han aumentado los atropellos mortales debido a la inconsciencia de los conductores al ingerir alcohol.

alcoholemiacontrol

Otra de las medidas que parece que podrían funcionar es el radar láser para borrachos una tecnología que tiene como fin identificar a los conductores que hayan ingerido alcohol por encima del límite legal. La idea ya vio la luz hace unos años en una compañía de San Petersburgo, quienes la presentaban en la feria Interpolitex: el Alkolaser.

La tecnología era exactamente la misma a la que se está desarrollando ahora. Se trata de un sistema que mide la cantidad de alcohol que hay en el interior de un vehículo y, de sobrepasar el límite establecido, el dispositivo hace una foto al coche e identifica la matrícula y alerta a las autoridades. Actúa como un radar de velocidad, pero con la diferencia que mide el alcohol, algo que no sustituye al alcoholímetro, ya que al medir el alcohol del ambiente es posible que provenga del resto de ocupantes. Por ello es necesario el test, pero es cierto que es un sistema muy eficaz. Harían más efectivos los controles de alcoholemia ¡sin duda!

De momento se encuentra en fase de desarrollo y se está optimizando para su comercialización. Esperemos que no se quede en nada como ocurrió con el Alkolaser ruso.

Fuentes: Autofácil, El Mundo

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta