Será en marzo del próximo año cuando lleguen al mercado las variantes más potentes del Mercedes Clase E 2016, la berlina grande de la marca. Hasta ahora ese honor correspondía al Mercedes-AMG E 43 4MATIC, con su motor V6 de 401 CV. Pero quien desee algo más llega el Mercedes-AMG 63 4MATIC+ y 63 S 4MATIC+, auténticos deportivos a pesar de estar ocultos bajo una silueta de berlina de cuatro puertas.

El gran protgonista de estos dos vehículos es el motor 4.0 litros V8 biturbo (el mismo que conocimos en la prueba del Mercedes AMG GT S),con dos niveles de potencia 571 o 612 CV. Vayamos al grano. Estas son las prestaciones principales que alcanzan cada uno de ellos:

E 63 4MATIC+

E 63 S 4MATIC+

MOTOR

4.0 litros V8 biturbo

POTENCIA

571 CV

612 CV

PAR

750 Nm
(2.250-5.000 rpm)

850 Nm
(2.500-4.500 rpm)

PESO

1.875 kg

1.880 kg

0-100 KM/H

3,5 seg.

3,4 seg.

VELOCIDAD PUNTA

250 / 300 km/h

250 / 300 km/h

Este motor V8 sobrealimentado por dos turbocompresores de doble entrada, ubicados en el centro de la V. Existen varios modos de conducción (Comfort, Sport, Sport Plus e Individual) que varían su respuesta del motor y cambian el funcionamiento de la caja de cambios, dirección, suspensión y control de estabilidad. La versión de 612 CV suma un modo adiccional, el Race (junto con un diferencial autoblocante trasero controlado electrónicamente, mientras que ela variante sencilla es mecánico).

Novedad es la función que desactiva varios cilindros a bajas revoluciones (entre 1.000 y 3.250). Es el AMG Cylinder Management y está disponible en el modo de conducción Comfort. De este modo, homologa  8,9 l/100 km.

Mercedes-AMG E 63 S 4MATIC+ 2017

Hay también novedades en el sistema de tracción total 4MATIC+. Y es que, además de enviar la potencia al eje delantero o trasero en función del grado de adherencia para no perder motricidad, es capaz de enviarla por completo a las ruedas traseras. Esto pemite derrapar y está disponible con el modo Race (con tres niveles de intervención del ESP: conectado, desconectado y Sport Handling mode).

El motor se asocia a una caja de cambios AMG Speedshift MCT de nueve velocidades, adaptada a estos dos modelos. Ofrece cambios más rápidos y función doble embrague, asi como un modo manual para cambiar mediante las levas incorporadas en el volante (y con función Race Start para mejorar la salida desde parado)

Mercedes-AMG E 63 S 4MATIC+ 2017

No falta tampoco en este Mercedes-AMG E 63 2017 la amortiguación neumática Air Body Control, con una puesta a punto realizada por AMG, con tres niveles de dureza y con un eje trasero que cuenta con soluciones vistas en el AMG GT R.

El equipo de frenos está también a la altura. El E 63 monta discos de 360 milímetros en ambos ejes (con pinzas de seis pistones delante y uno detrás) y el E 63 S de 390 milímetros delante, pero puede equipar  opcionalmente frenos carbocerámicos con discos de 402 y 360 mm.

Mercedes-AMG E 63 S 4MATIC+

Mercedes-AMG E 63 S 4MATIC+     Mercedes-AMG E 63 S 4MATIC+
Mercedes-AMG E 63 S 4MATIC+     Mercedes-AMG E 63 S 4MATIC+ 2017

Obviamente, toda estas mejoras técnicas se aprecian de un vistazo en el exterior. Para empezar,  respecto a un Clase E convencional la carrocería gana 17 mm de anchura. Cambian la parrilla, el capó cuenta con varias nervaduras más marcadas y en las vías ensanchadas encontramos llantas de 19 pulgadas de serie (de 20 en el E 63 S 4MATIC+, que pueden ser monotuerca, perfectos para circuito), con diferentes diseños para ambas versiones.

En la parte trasera destaca el alerón, integrado en la tapa del maletero de forma bastante discreta. Hay cuatro salidas de escape, dos a cada lado, con las bocas cromadas y un difusor trasero. El E 63 S tiene algunos detalles exteriores en plata cromado para diferenciarlo.

Mercedes-AMG E 63 S 4MATIC+ 2017, Interior

Mercedes-AMG E 63 S 4MATIC+ 2017, Interior
Mercedes-AMG E 63 S 4MATIC+ 2017, Interior

El interior, además de toda la tecnología con la que puede contar el Clase E y las dos pantallas parejas cuenta con detalles más deportivos. Entre ellos, el volante en cuero con parte inferior achatada, asientos deportivos con tapicería de cuero nappa y microfibra Dinamica, inserciones de aluminio…

Los actuales BMW M5 con 560 CV (ojo, que está por ver hasta dónde llega la versión derivada del Serie 5 2017) y el Audi RS6 (idéntica potencia, pero alcanza los 605 CV con en la versión Performance) tienen un rival más rápido. Algo que podrá comprobarse con la AMG Track Pace, una aplicación que permite analizar diferentes datos de nuestra conducción en circuito.

Fuente: Daimler
Galería de fotos:

Ver galeria (44 fotos)

1 COMENTARIO

Deja una respuesta