Hasta el año que viene no comenzará la comercialización del Mercedes-AMG GLC 63 4MATIC, el hermano mayor del Mercedes-AMG GLC 43 4MATIC que conocimos hace ahora un año. Habrá que esperar un poco más, hasta septiembre, para ver en los concesionarios las primeras unidades de esta versión, la más potente del GLC 2015. Los cambios en este ejemplar son más que aparentes y destaca por su agresividad y deportividad

Para diferenciarse a nivel estético utiliza una nueva parrilla Panamericana, al estilo de la del AMG GT (ver prueba), con sus llamativas lamas verticales. También cambia su paragolpes delantero, que cuenta con grandes tomas de aire y con un prominente splitter. En el perfil destacan las nuevas llantas de 19 pulgadas (20 pulgadas en el ‘S’) y los faldones laterales, mientras que la zaga recibe un spoiler trasero y difusor negro que acoge las cuatro salidas del nuevo sistema de escape.


Aunque uno de los puntos que mayor importancia tiene se encuentra bajo el capó. El GLC 63 4MATIC cuenta con un motor V8 biturbo de 4.0 litros que puede tener dos niveles de potencia dependiendo de la versión. La normal viene con 476 CV y 650 Nm, mientras que la ‘S’ aumenta hasta 510 CV y 700 Nm. En ambos casos va ligado a la caja de cambios automática AMG Speedshift de nueve velocidades y cuenta con la tracción total 4MATIC+.

Las prestaciones de este SUV deportivo son remarcables, pues el GLC 63 4MATIC acelera de 0 a 100 km/h en 4 segundos y el GLC 63 S 4MATIC lo hace en 3,8 segundos. Ambos tienen su velocidad máxima limitada a 250 km/h. Cuenta de serie con el AMG Dynamic Select con los modos de conducción Comfort, Sport, Sport+ e Individual. La variante ‘S’ ofrece un modo adicional Race para ofrecer las máximas prestaciones.

La frenada mejora considerablemente gracias a unos frenos delanteros perforados de 390 mm (360 mm en GLC 43 4MATIC) y la dirección tiene un tarado más preciso y deportivo. La suspensión adaptativa también da un extra de rendimiento y sensaciones con tres modos diferentes. Este modelo se beneficia de un diferencial trasero mecánico en el caso de la versión ‘normal’ y uno electrónico en el más potente ‘S’.

En cuanto al interior del Mercedes-AMG 63 4MATIC, se mantiene la tecnología pero se suma un toque de deportividad extra. Recibe asientos deportivos de cuero y una instrumentación específica. La versión ‘S’ también cuenta con el volante Performance y el logotipo AMG en varios puntos. La lista del equipamiento opcional es muy extensa y se puede completar con varios paquetes.

Fuente – Mercedes

Galería de fotos:

Ver galeria (25 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta