Esta misma semana desmenuzábamos las novedades del Mercedes SL 2016, el descapotable que ha renovado profundamente tanto el diseño como las mecánicas y el equipamiento del SL 2012. Entonces no nos detuvimos a hablar de sus variantes más especiales, los Mercedes-AMG SL 63 y Mercedes-AMG SL 65, dos roadster que, gracias a la contundencia de sus motores V8 y V12, se convertirán en referentes de los roadster de altas prestaciones cuando lleguen al mercado en 2012.

Hay cambios muy visibles ya en la carrocería, que pretende de por sí mostrar la contundencia mecánica a simple vista. El frontal cambia de configuración, con parrilla de nuevo diseño y un faldón delantero lo acerca todavía más al afalto. Las amplias aberturas con flics para el guiado adicional del aire de refrigeración y el splitter frontal acentúan la anchura del vehículo.

Mercedes-AMG SL, R 231, 2015

Mercedes-AMG SL, R 231, 2015
Mercedes-AMG SL, R 231, 2015

Es diferente también el capó, con los resaltes longitudinales característicos y aberturas de ventilación, que son funcionales, no sólo un adorno. En la zaga salta a la vista el nuevo faldón de funciona como difusor, junto a los elegantes pilotos traseros en color rojo de lado a lado.

En el lateral los faldones de nuevo diseño son diferentes en el SL 63 (cromo plateado) o para el SL 65  (cromado brillante). Hay un paquete Night opcional para mejorar aún más la estética y el paquete de fibra de carbono se ha ampliado, ahora con insercciones en los faldones trasero y laterales. Mientras el SL 63 equipa llantas de aleación de 19 pulgadas y 10 radios en color gris titanio y (neumáticos 255/35 R delante y 285/30 R 19 detrás), el SL 65 monta unas forjadas multirradio de 19-20 pulgadas, (neumáticos 255/35 y 285/30 detrás).

Mercedes-AMG SL, R 231, 2015

El interior de ambos también cuenta con importantes novedades de serie, como los asientos deportivos en napa con sujeción lateral optimizada y, en función del modelo, diseño específico del acolchado, función multicontorno y calefacción de asiento. El volante Performance de tres radios, forrado en napa de color negro y con sección inferior plana y levas para el cambio de aluminio plateado, ofrece al conductor del AMG SL seguridad y control gracias a su excelente agarre.

Mercedes-AMG SL 63 R 231 2016 interior 1

Mercedes-AMG SL, R 231, 2015

Mercedes-AMG SL 63, AMG Drive Unit

El velocímetro del SL 63 puede marcar hasta 320 km/h; el del SL 65, hasta 360 km/h. Las molduras en fibra de carbono y el reloj analógico en diseño IWC. Las molduras de aluminio claro con rectificado en efecto fibra de carbono permiten personalizar aún más ambos biplaza descapotables.

Pero el protagonista absoluto de estos modelos es el motor. Hay novedades mecánicas de interés. El motor V8 biturbo de 5.5 litros del SL 63 desarrolla ahora una potencia de 430 kW (585 CV) a 5.500 rpm mientars que en SL 65, el motor V12 biturbo de 6.0 litros del SL 65 alcanza una potencia de 463 kW (630 CV) a 5.500 rpm y un enorme par motor de 1.000 Nm. En el cuadro a continuación puedes ver mejor sus cataracterísticas:

  Mercedes-AMG SL 63 Mercedes-AMG SL 65
Motor V8 biturbo V12 biturbo
Cilindrada 5.461 cc 5.980 cc
Potencia 585 CV a 5.500 rpm 630 CV a 5.500 rpm
Par motor 900 Nm a 2.250-3.750 rpm 1.000 Nm a 2.300-4.300 rpm
Consumo mixto 10,1-9,8 l/100 km 11,9 l/100 km
Emisiones de CO2 234-229 g/km 279 g/km
Aceleración 0-100 km/h 4,1 s 4,0 s
Velocidad máxima 250 km/h 250 km/h

El SL 63 va acoplado al cambio deportivo de 7 velocidades Speedshifht MCT AMG del SL 63, con cambios más rápidos que su antecesor, mientras que el SL 65 emplea el AMG Speedshifht Plus 7G-Tronic.  La transmisión es ahora más espontánea, especialmente en el programa de conducción «Sport Plus» y en el modo manual (mediante las nuevas levas de cambio de aluminio).

Además de unas prestaciones extraordinarias, como certifica su capacidad de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,1 y en 4,0 segundos, respectivamente. La velocidad máxima de 250 km/h (limitada electrónicamente) en ambos casos, puede incrementarse hasta los 300 km/h con el paquete AMG Driver.

Mercedes-AMG SL, R 231, 2015

Los ingenieros de Affalterbach han logrado mantener a raya el consumo de motor realizado íntegramente en aluminio con soluciones como la inyección directa guiada de gasolina, sobrealimentación biturbo, técnica de cuatro válvulas por cilindro con regulación de los árboles de levas e intercooler de aire y agua. El equipo de escape de peso optimizado garantiza un rotundo sonido y los grandes radiadores en el frontal y las aberturas de ventilación específicas en el capó aseguran la regulación térmica de los propulsores.

El Mercedes SL destaca, como siempre (SL viene de Sport Leicht, deportivo ligero), por su bajo peso. La carrocería básica fabricada íntegramente en aluminio y cuenta con piezas, como la cubierta situada detrás del depósito, fabricados en magnesio, un material aún más ligero. La tapa del maletero tiene un marco interior de material compuesto de fibra de carbono… muy ligero y adherido a la chapa exterior de fibra plástica. Así se ahorran 5 kilogramos comparado con una tapa de maletero convencional.

Mercedes-AMG SL 65, Brilliantblau Mercedes-AMG SL 65, brilliant blue

Estos roadaster deportivos cuentan con  tren de rodaje deportivo basado en el control activo de la suspensión ABC, el diferencial autoblocante en el eje trasero ahora de serie, que reduce el resbalamiento en la rueda interior de la curva sin necesidad de una intervención en el freno, la nueva dirección más directa con desmultiplicación constante y servoasistencia variable en función del reglaje del tren de rodaje, el ESP de 3 niveles con modo SPORT Handling, para los conductores con ambiciones más deportivas.

El tren de rodaje Performance opcional (disponible sólo para el SL 63) permite, con sólo pulsar un botón, elegir entre una característica marcadamente deportiva, con menor ángulo de balanceo y amortiguación más rígida de la carrocería (Sport) o un ajuste más confortable para viajes largos (Confort). Y todo eso sin olvidarnos de los habituales cinco de conducción AMG Dynamic Select: Confort, Sport, Sport Plus, Individual y Race, que modifican numerosos parámetros, desde la respuesta del acelerador hasta el sonido del motor, para transformar un coche tranquilo y distinguido en todo un salvaje en el circuito.

Fuente: Daimler
Galería de fotos:

Ver galeria (57 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta