La segunda generación del Mercedes SLK arrancaba en marzo de 2004. Apenas siete años después, en 2011, se lanzaba la tercera, que traía como novedad un motor diésel, el SLK 250 CDI. Ambas teníasn en común una versión de altas prestaciones firmada por AMG, el SLK 55 AMG con un motor V8 bajo su capó.

Por supuesto, el nuevo Mercedes SLC 2016 contaría con su versión de alto rendimiento de Affalterbach. Un nuevo modelo de “entrada” a los roadster firmados por AMG. Se trata del nuevo Mercedes-AMG SLC 43, que deja a un lado el V8 de aspiración natural por un motor V6 de 3.0 litros biturbo, acoplado a una caja de cambios automática 9G-TRONIC deportiva de doble embrague.

Mercedes-AMG SLC 43, obsidianschwarz mettalic Mercedes-AMG SLC 43, obsidian black, mettalic

Gracias a esta mecánica y a la reducción de peso, el Mercedes-AMG SLC 43 destaca por su bajo consumo homologado, de apenas 7,8 l/100 km, 0,6 litros menos que su predeesor, y 178 g / km de emisiones de CO2. “El roadster V6 más eficiente del mercado”, se vanaglorian en Mercedes. Pero quien busque un modelo así no pensará precisamente en bajos consumos. El nuevo V6 sobrealimentado rinde 367 CV de potencia máxima y tiene un par máximo de 520 Nm. Es capaz de acelerar de 0 a 100 km / h en 4,7 segundos y alcanzar una velocidad máxima, limitada electrónicamente, de 250 km/h.

El nuevo Mercedes-AMG SLC 43 presume, según la marca, de un rendimiento similar al SLK 55 en la pista de carreras. Este AMG puede ser identificado por el inserto de aluminio de color rojo en la cubierta. Los dos turbocompresores tienen una respuesta casi instantánea ya que han sido instalados muy cerca del bloque motor.

Mercedes-Benz SLC, R 172, 2015

El cambio ha sido adaptado para acortar los tiempos de cambio de marchas. En los modos Sport y Sport + proporcionan cambios de marcha aún más rápidos y en modo Manual, mediante levas y que se activa con un botón separado al lado de la palanca de selección, es dos veces más rápido que los otros modos de transmisión… además, mantiene en la marcha seleccionada y no cambia automáticamente cuando la velocidad del motor alcanza el límite.

Con la suspensión deportiva estándar o la suspensión deportiva AMG Ride Control opcional con amortiguación ajustable (tiene tres ajustes, Comfort, Soprt y Sport+), el Mercedes-AMG SLC 43 ofrece dos opciones de suspensión diseñadas para soportar altas aceleraciones laterales. También ayuda el diferencial trasero de deslizamiento limitado (opcional) a mejorar la tracción con un estilo de conducción deportivo, sobre todo en curvas, frenadas y aceleración desde parado. Los frenos de alto rendimiento, autoventilados y perforados para disipar mejor el calor, y las pinzas de freno de aluminio que reducen la masa no suspendida, mejoran el comportamiento.

Mercedes-Benz SLC, R 172, 2015

Pero un roadster, además de prestaciones, está orientado a sensaciones, en función de si se lleva o no al límite. Mediante el AMG Dinamic Select pueden cambiarse entre cinco modos de conducción y cambiar las caraterísticas del Mercedes-AMG SLC 43 ( Eco, Confort, Sport, Sport + e Individual), que modifica respuesta del motor, la transmisión, suspensión y dirección desde maximizar la eficiencia a extremadamente deportivo. Como el sistema de escape cuenta con unas aletas, el sonido del motor varía en los dos primeros y se abren antes, proporcionando un sonido más ronco, en los deportivos.

Además, puede controlarse la dinámica de conducción por medio de la tecla ESP, con tres estrategias de control sobre el programa electrónico de estabilidad (ON, Deportivo y Off). Por último, la servoasistencia de la dirección es variable con dos modos (Confort y Sport).

Mercedes-Benz SLC, R 172, 2015

Mercedes-Benz SLC, R 172, 2015
Mercedes-Benz SLC, R 172, 2015

Por supuesto, hay diferencias estéticas respecto a un Mercedes CLC convencional. El frontal acentúa la anchura, con un deflector de aire en forma de ala típica en la marca. Las grandes entradas de aire exteriores están equipadas con aletas cromadas plata y están bordeadas por flics negros. Abajo, el divisor frontal cromo plata garantiza un flujo óptimo de aire a los módulos de refrigeración.

La vista lateral está presidida por las llantas de aleacción pintadas en negro brillante de 18 pulgadas. En las aletas delanteras tienen una aleta cromada y las letra biturbo. También las carcasas de los retrovisores exteriores en negro son diferentes. Detrás, el spoiler trasero, los dos tubos de escape cromados o el difusor en cromo plateado dejan bien claro que no es una versión cualquiera.

Mercedes-Benz SLC, R 172, 2015
El interior del nuevo Mercedes-AMG SLC 43 tiene también numerosos detalles que realzan la deportividad, como el volante multifunción en cuero y napa, negro con costuras en contraste de color rojo, achatado en la base. = los asientos, con tapicería exclusiva, pespuntes rojos y perforaciones en la zona de los hombros y en los cojines de los asientos. El cuadro de instrumentos AMG tiene dos relojes redondos en forma de tubo, flanqueando la pantalla multifunción a color y cronómetro de carreras.

No falta tapoco en su equipamiento la calefacción a nivel de cuello opcional Airscarf y su techo automático (hasta 40 km/h, siempre que se inicie a menos de 5 km/h). Este puede ser convencional o contar con un cristal panorámico con control de opacidad (Sky Magic Control). Y puede completarse el equipamiento con el paquete AMG Driver (incluye el diferencial autoblocante trasero mecánico y un radiador del motor adicional en la parte delantera, pinzas de freno rojas, volante Performance …). También con el sistema LED Intelligent Light, varias combinaciones de llantas y  neumático de 18 pulgadas, el paquete AMG Nigh, acabados de pintura exclusivos, diversas opciones de la tapicería de cuero, un sistema de sonido Harman Kardon… y mucho más.

Precio y rivales

El Mercedes-AMG SLC 43 tiene un precio de 67.175 euros. Un precio muy elevado, pero debemos tener en cuenta que mucho más barato que su predecesor con motor V8, el SLK 55 AMG (que costaba prácticamente 20.000 euros más).

Sus rivales son el Audi TTS Roadster, que cuesta 63.160 euros pero tiene algo menos de potencia (330 CV). Más económico resulta la versión más potente del Serie 2 Cabrio, el BMW M235 Cabrio con 326 CV de potencia (probamos su versión coupé), que parte de 55.950 euros con tracción trasera y cambio manual, pero que llega a los 60.350 si se elige con tracción total y la caja automática deportiva.

Fuente: Daimler
Galería de fotos:

Ver galeria (22 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta