Los fabricantes de coches se encuentran ante la necesidad de crear prestaciones que marquen un adiferencia frente a otras marcas, aunque a veces pueden utilizar la ingenuidad del usuario para las campañas de márketing de las empresas, como por ejemplo, el conflictivo “modo Sport” de los coches.

Un placebo es una técnica médica que utiliza medicamentos sin cualidades propiamente curativas pero que sí ejercen un efecto terapéutico por el convencimiento del paciente sobre la eficacia del producto. ¿Es entonces el modo Sport un placebo?

¿En que consiste realmente el modo Sport?

2013-subaru-brz-limited-sport-mode

Una de las principales diferencias del modo Sport es la dirección. Lo que el conductor nota cuando activa el modo sport, sobretodo en coches utilitarios, familiares o vehículos con muchas prestaciones en general, es que esta es más dura. Aunque realmente esto se consigue disminuyendo la asistencia electrónica aunque el cambio que existe no se ve reflejado en el coche realmente.

Otro cambio que notamos en el modo Sport es que la aceleración es mayor, aunque esta no es la realidad exactamente. En verdad, lo que ocurre es que el acelerador responde antes ante la misma presión, así que realmente si presionamos el acelerador con la misma intensdidad con el modo sport que sin él si acelerará más, aunque sólo por esta cualidad.

¿Sirve de algo el modo Sport?

Abarth 695 Tributo Ferrari pedales
Realmente las características más destacables del modo Sport son las que hemos mencionado anteriormente y es la idea en la que ha girado toda la campaña publicitaria del modo Sport, aunque como ya hemos visto la realidad en torno a esta prestación es completamente diferente a la que las marcas nos ofrecen: Si un coche cuenta con una arquitectura de tipo familiar, SUV o en definitiva cualquier tipo que no sea deportivo no podrá contar con esta dinámica. No existe la posibilidad de un chasis que se adapte y que se pueda modificar de manera eléctrica como la centralita del coche.

Vía: adslzone

2 COMENTARIOS

  1. En mi opinión al articulo le falta un poco más de información sobre que significan “los modos de conducción” en los vehículos modernos. El modo sport en los coches depende de la configuración del mismo, si lleva una suspensión que pueda variar su dureza o altura el modo sport la puede variar. Si el cambio es automático puede apurar más las marchas. Si lleva un sistema de dirección donde pueda variar la dureza la cambiará, o variar el número de vueltas del volante. Resumen: El coche tiene que contar con la posibilidad de variar su comportamiento de verdad (dirección, motor, suspensión, etc..) o el botón no sirve para nada.

  2. O sea, una gilipollez, un timo, una estupidez a la altura de los dobles tubos de escape falsos…. me repugnan esas gilipolleces. Y mas sencillo, creo, sería cronometrar una aceleración con el modo sport quitado y luego puesto, si las mediciones son las mismas, timo placebo, que pena estas modas en los coches. Ese modo sport lo tuve instalado en mi Fiat Uno 45S en los 90: se rompió el escape justo en la conexión escape-colector, como sonaba, daba gusto, y la sensación era qye andaba mas, pero no, andaba lo mismo con mas ruido.

Deja una respuesta