La evaporación es un proceso natural y una de las formas más importantes de transferencia de energía. Sin embargo, en la mayoría de los casos, los seres humanos no hemos sabido aprovechar este recurso y hemos buscado la energía de otras fuentes.

Por ello, un equipo de científicos e investigadores de la Universidad de Colombia (EE.UU) ha desarrollado un dispositivo denominado HYDRAs, que es capaz de aprovechar la transferencia de energía que se produce durante el proceso de evaporación, mediante una serie de motores que son capaces de empujar un pequeño vehículo, encender un LED o mover, por ejemplo, pequeños robots.

motor evaporacion 2

Estos motores diminutos generan electricidad a partir la energía producida por unas esporas bacterianas (Bacillus subtilis), que poseen una fuerte respuesta mecánica frente a los cambios en la humedad relativa. Las esporas se expanden al absorber agua y se contraen al secarse. De esta manera, gracias al control de la humedad producida por la evaporación, el dispositivo capta la energía de estas expansiones y contracciones para impulsar motores rotativos o de pistón.

En concreto, los científicos han fijado las esporas a una cinta de poliamida (material empleado en las pilas, pantallas de ordenador, etc), que están rodeadas por un mecanismo de obturador que controla los cambios de humedad. El obturador actúa básicamente como si fuera un interruptor mecánico, que se abre y se cierra en respuesta a los cambios de estado de las esporas. Cuando el obturador se abre, la humedad sale y las esporas se secan, mientras que si se cierra, se cubre de agua y se expande todo el material.

Los científicos calculan que con una superficie de agua de 64 centímetros cuadrados se puede producir aproximadamente dos microvatios de electricidad (un microvatio es la millonésima parte de un vatio), y puede llegar a producir hasta 60 microvatios. Aunque a priori, puedan parecer cifras insignificantes se cree que, por ejemplo, un conjunto de dispositivos colocados en la superficie de un lago o río, podrían crear un sistema de energía renovable a gran escala, aunque para esto falte algún que otro año todavía, si es que se llega a producir.

Sin duda, este sistema puede suponer una demostración práctica de lo fácil que es aprovechar la energía natural de una forma realmente sencilla y barata.

Fuente: Columbia University
Más información: Nature Communications

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta