Esta surrealista historia nos llega desde Estados Unidos, más concretamente del estado de la estrella solitaria, el country o los sombreros y botas de vaquero, Texas. Sandra West, casada con un magnate de la industria petrolífera, disfrutó de innumerables lujos durante toda su vida. Entre ellos destacaban varios modelos de Ferrari, y en uno de ellos fue en el que, siguiendo la última voluntad de Sandra, el 18 de mayo de 1977 fue enterrada en el cementerio del Alamo Masonic.

No se conoce a ciencia cierta el modelo exacto de Ferrari donde yace la señora West. Se cree que podría ser un Ferrari 250 GT o un Ferrari 330 America. Tampoco las causas de su muerte tampoco están claras y apuntan a motivos muy diversos como: una sobredosis de pastillas, antiguas lesiones provocadas por un accidente de coche anterior…

mujer ferrari texas

El funeral que fue documentado y fotografiado por varios periódicos locales. Fue, además, todo un acontecimiento dentro del condado y al mismo acudieron más de 300 personas, curiosos en su mayoría, que querían ver in situ como un ataúd de 6 metros de longitud, por 3 metros de anchura y 2,75 metros de altura, que contenía los restos de Sandra West y su Ferrari, era colocado junto a la tumba de su marido.

Tras su depósito, la tumba fue cerrada y sellada con cemento para evitar cualquier tipo de robo o saqueo. Hoy en día, el cementerio sigue recibiendo miles de turistas cada año que van a visitar la tumba de la señora West y su idolatrado Ferrari.

Si lo prefieres puedes ver la noticia de la defunción publicada en un periódico local de la época en este enlace.

Vía: Jalopnik

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta