En EE.UU., en un laboratorio de Ingeniería Química del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) propiedad de Michael Strano, descubrieron que al enfocar un láser en los nanotubos de carbono, estos prendían como un fusible, demostrando una nueva forma de generar electricidad que produce ingentes cantidades de energía. Entonces llegaron a la conclusión de que podría convertirse, en no muchos años, un nuevo sistema de alimentación de vehículos.

El MIT es un instituto de prestigio universal. Se trata de una fábrica de ideas e innovaciones que determinan nuestras vidas, ya que todos sus descubrimientos se ponen en práctica y terminan usándose en muchos productos que usamos a diario. En este caso, podría ser una nueva forma de alimentación eléctrica, en concreto, en la forma de incrementar la eficiencia de la gasolina, incluso pudiendo alimentar también un batería.

Los vehículos eléctricos todavía están en desarrollo y quedan innumerables retos por resolver, pues necesitan incrementar la capacidad de las baterías para que se pueda incrementar su autonomía de recorrido. Mientras no respondan a este hándicap, no podrán desbancar a los vehículos convencionales. Las posibles aplicaciones de este sistema permitirían tanto ampliar su autonomía como permitir su recarga rápida en minutos. BMW Serie 3 Plug-In Hybrid proto 02El descubrimiento, según confirmó Michael Strano, se basa en la onda de termoenergía. En un principio, se puede aprovechar para el combustible de los motores convencionales, para aumentar su rendimiento. Los nanotubos funcionan con combustibles líquidos, así que podrían aprovecharse en los depósitos de combustible, creando así una corriente eléctrica que puede ser beneficiosa para vehículos híbridos o convencionales. De esta manera, el consumo de combustible puede reducirse.

La ventaja es que los nanotubos no se consumen, así que se podrían usar una y otra vez. Falta comprobar, eso sí, que este aumento de energía no sea perjudicial para los motores… aunque si fuese realmente efectivo siempre se podrían desarrollar motores en base a esta energía. Sin lugar a dudas, estamos ante una nueva vía de avance que fomente la transición a los vehículos eléctricos… o un camino que permitiría mantener aún más tiempo en el mercado a los motores de combustión, mucho más eficientes.

No estamos hablando de algo a corto plazo. Las eficiencias de los dispositivos creados hasta ahora en el laboratorio siguen siendo bajas en comparación con generadores convencionales. El último dispositivo de Strano tiene una eficiencia de un poco más del 0,1%, mientras que los generadores convencionales tienen una eficiencia del 25% al 60%.

Fuente: Technology Review

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta