¿Y si te dijera que puedes reciclar tus neumáticos viejos de manera que recuperaras los materiales con los que fueron creados en primera instancia? En Green Distillation Technologies no solo saben que puedes, sino que han desarrollado un proceso para conseguirlo. Cada año se acumulan miles de neumáticos que quedan como basura, y esta startup australiana está decidida a solventar este problema.

Para ponerlo en cifras, solo en Australia se acumulan 48 millones de neumáticos cada año, que son abandonados en descampados y cementerios de neumáticos ilegales. Son grandes cantidades de un material muy difícil de reaprovechar. En GDT llaman a su solución destilación destructiva: reducen los neumáticos a petróleo, carbón y acero. Es el primer proceso que consigue reciclar neumáticos viejos de manera exitosa para que sean combustible. El proceso solo emite calor y no deja residuos. Se lleva a cabo con los neumáticos al completo, por lo que no requieren despiezar las ruedas.

Tabla de datos de reciclaje de neumáticos viejos por GDT

En la Universidad Tecnológica de Queensland han realizado pruebas al proceso. Los resultados aseguran que el método es exitoso a la hora de producir combustible, además de hacerlo sin provocar más emisiones contaminantes. Al mezclarse con diésel, los motores funcionaban sin problemas. Todo esto ha llamado la atención de algunas empresas. En GDT ya tienen ofertas para vender todo el combustible que produzcan, y están en negociaciones para reciclar todavía más neumáticos y construir nuevas instalaciones.

Aunque la mayoría de medidas ecológicas van en la línea de las energías verdes, es igualmente importante reciclar los residuos que ya creamos. Cada año se crean enormes cantidades de basura, ante lo que existen métodos como esta destilación destructiva de GDT. Mezclado con diésel, se reducen un 30% las emisiones contaminantes. No es perfecto, pero es un paso más.

La compañía empezará a ser completamente operativa en 2017. Pretenden tratar 19,000 toneladas de ruedas cada año, un 3% de los neumáticos que se desechan. Si consiguen éxito, se seguirán expandiendo por más países, aunque de momento mantendrán su actividad en su Australia natal.

Vía: New Atlas

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta