En un país repleto de montañas surcadas por profundos fiordos (1.190 para ser exactos), la construcción de puentes es una necesidad. El país nórdico cuenta con más de 18.000 puentes y 1.150 túneles. Estas construcciones posibilitan el transporte por carretera, pero éste se puede volver peligroso en invierno con las heladas o simplemente por la imposibilidad de ir directamente de un sitio a otro, por lo que los viajes se alargan más de lo deseado.

Sin embargo, Noruega no se resigna y tiene en la recámara un proyecto entre alucinante e inquietante: túneles flotantes bajo sus gélidas aguas. Los primeros del mundo.

norway-292794_960_720

Tal y como afirma la Dirección Nacional de Carreteras de Noruega (NPRA por sus siglas en inglés), los túneles flotantes sumergidos son un nuevo tipo de estructura de metal, hormigón o ambos -aún no se ha comenzado la fabricación-, colocados bajo la superficie del agua sin que constituya una barrera para el tráfico por carretera.

“La NPRA, en cooperación con otras agencias y consultores, ha desarrollado cuatro alternativas del túnel sumergido flotante, una de ellas en hierro. Estas cuatro opciones fueron oficialmente aprobadas para cumplir los requerimientos para poder cruzar el fiordo Høgsfjord, de 1.500 metros de ancho y una profundidad máxima de 170 metros. El proyecto ha sido lamentablemente parado debido a cambios en los planes regionales”.

puente-submarino

El plan requiere de una inversión de 25.000 millones de dólares y situaría los grandes tubos a 30 metros bajo el nivel del mar, conectados con armazones para mantener la estabilidad y cables que los fijen al suelo, factor importante si hablamos del país de los fiordos. Cada tubo tendría la capacidad de albergar un sentido de la marcha y dos carriles de tráfico.

Este proyecto podría ver la luz en 2035. De llevarse a cabo, supondría toda una experiencia conducir bajo un fiordo con las ventanillas bajadas ¿verdad?

Fuentes: NPRA, Business Insider
Imágenes: Pixabay, NPRA.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta