A principios de esta década los fabricantes de los coches más rápidos y lujosos del mundo ya se enfrentaban a un gran cambio: el aumento en la demanda del cambio automático. Hoy en día puede parecer algo muy evidente, pero hace unos años marcas como Ferrari y Porsche se encontraron con que muy poca gente pedía el cambio manual (en 2010 solo 1 de 260 Californias vendidos en Reino Unido lo montaba), por lo que tuvieron que adaptarse al mercado y dejaron de ofrecer la transmisión manual para centrarse en la automática.

Ferrari 488 GTB 2015 01

Actualmente este segmento se podría encontrar amenazado por las innovaciones tecnológicas que existen en el mundo actual, entre ellas los coches autónomos. Hace unos meses ya lo avisábamos: Barclays asegura que la producción de grandes fabricantes se verá reducida en un 40% en los próximos 25 años debido a la popularización de los coches autónomos, y marcas como GM y Ford tendrían que reducir la producción en Norteamérica hasta en un 68 y 58 %, respectivamente.

Pero, ¿podría esto significar el fin de los superdeportivos? Ferrari no lo cree. A principios de año lanzaron el Ferrari Sergio, y están trabajando en el Ferrari más potente jamás producido, el FXX K. Por otra parte, Maserati promete lanzar el nuevo Alfieri en 2016 y el GranTurismo a finales de 2017,  si se cumple el Plan de producto de FCA. Y no solammente marcas ligadas estrechamente a estos tipos de vehículos, con los superdeportivos en su ADN. La semana pasada veíamos cómo Ford apostará por ellos, pues observan un aumento de la demanda, en comparación con los vehículos convencionales.

¿Serán  los deportivos algo exclusivo para fans de la velocidad?

Sin embargo, un analista de Kelley Blue Book dice que el cambio en la industria de coches controlados por humanos a coches autónomos es inevitable. Afirma que los deportivos quedarán para los fans de la velocidad y a los que les guste tener el control en sus manos (y para los que se lo puedan permitir, claro). Además dice que solo se podrán conducir en carreteras privadas, una vez que los coches autónomos tomen las públicas en una alta proporción.

BMW drift autonomo

Martin Zimmerman, economista, también habla de los apasionados por los deportivos, que siempre querrán tener uno en sus manos. Pero señala a incluso quienes compran este tipo de coches por motivos sociales, también podrían cambiarse a los autónomos.

¿Vosotros, si pudieseis, qué elegiríais? ¿Un deportivo o un autónomo? Yo de momento elijo el Jaguar F-Type Coupe

Fuente: Business Insider

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta