Nos encontramos en un punto de inflexión en el mercado automovilístico. Los fabricantes se encuentran con que deben rebajar emisiones en sus motores, antes del apagón ¿total? del motor de combustión. Tras conocer que el downsizing ya no será el mantra que guíe hacia el futuro para reducir emisiones (las pruebas en carretera, como las que realiza PSA, han demostrado que en coches grandes no son adecudos), empezamos a conocer la próxima generación de mecánicas. Entre ellas, las de Mercedes Benz.

Será en 2017 cuando lleguen al mercado (será el Mercedes Clase S 2017 el que inaugure la mayoría) una nueva generación de motores modulares. Con parejas de cilindros de 500 cc se montarán propulsores de cuatro y seis cilindros (algo que ya hace esto BMW en sus motores TwinPower Turbo y Jaguar Land Rover en los nuevos Ingenium). Y, aunque en Estados Unidos Mercedes se plantea dejar de vender diésel, también habrá mecánicas de gasóleo para el mercado europeo. Conozcámoslas poco a poco:

OM 654

Mercedes-Benz OM 654 motor diesel

Ya habíamos hablado de este propulsor diésel de cuatro cilindros y dos litros, estrenado por los Mercedes E220d y que desarrolla una potencia de 194 CV. Sustituirá poco a poco al 2.2 diésel y rebaja su consumo nada menos que un 13% y mejora mucho su rumorosidad y vibraciones.

M 256

mercedes-om-656-1

Aunque se anunciaron varios motores, el más emocionante de todos es, sin duda, el nuevo seis cilindros en línea, con denominación interna M256. Hoy en día, apenas BMW los mantenía y Mercedes-Benz los había abandonado a finales de los años 90 (hace 18 años). Es una configuración que destaca por suavidad.

Se espera que el nuevo motor M256 de 3.0 litros ofrezca 408 CV de potencia y 500 Nm de par, mucho más que los 333 CV y 480 Nm que entrega el actual M276, un V6 que lleva en servicio desde 2010. Además de la potencia extra, el nuevo motor también debería ser alrededor del 15% más eficiente que la oferta actual, y su filtro de partículas integrado lo hará también mucho más limpio.

Pero hay más. Porque el M 256 añadirá un nuevo compresor eléctrico (similar al que emplea el Audi SQ7), capaz de alcanzar las 70.000 rpm en 300 milisegundos, para eliminar elimina así el retardo del turbocompresor a bajas revoluciones. Está impulsado por una nueva arquitectura eléctrica de 48V, que también sirve como alternador y alimenta elementos de alto diseño como el aire acondicionado y el motor de arranque. Seguirá contando con un sistema de 12 voltios para que funcione la iluminación exterior e interior o los sistemas de infoentretenimiento.

OM 656

Nuevo también será el propulsor OM 656, un nuevo diésel de seis cilindros en línea que proporciona 313 CV de potencia. Se trata de un bloque es de aluminio cuyos cilindros está recubiertos de Nanoslide, por lo que consigue ser un 7% más eficiente que el que emplean los 350d en la actualidad.

M 176

mercedes-0m-176-1

Los Mercedes Clase S también sumarán un nuevo motor 4.0 V8 Biturbo conocido como M 176. Generará 476 CV de potencia y 700 Nm de par máximo, bastante más que el actual M 278 V8 de 4.7 litros, que entregaba 455 CV.

Mantiene los consumos a raya ya que el recubrimiento Nanoslide elimina fricciones y contará con desconexión de cilindros entre 900 y 3.250 rpm (funciona con cuatro cilindros a cargas ligeras). Promete de este modo un 10% más de eficiencia que su antecesor.

M 264

No todo son motores de seis y ocho cilindros. También llegará una nueva mecánica de cuatro cilindros de 3.0 litors con una potencia específica de 134 CV/litro (cerca de 270 CV de potencia total), que llegaá para sustituir a unos cuántos motores de cuatro y seis cilindros de la marca de la estrella. Presumirá de eficiencia pues tendrá el sistema eléctrico a 48 voltios (sin turbocompresor eléctrico, ojo), Por navegación a vela, regeneración de energía en las frenadas y start-stop inteligente, que incluso detendrá el motor cuando circula a bajas velocidades.

Fuente: Daimler

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta