Esta misma semana hemos conocido que la Dirección General de tráfico (DGT) destinará casi dos millones de euros (1.996.500, para ser excatos) para comprar 30 nuevos radares láser, según indica el anuncio de licitación de contrato publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Si echas cuentas, cada uno sale por 66.500 euros.

Los nuevos cinemómetros se situarán en 14 provincias (Almería, Asturias, Cáceres, Cádiz, Cantabria, Jaén, Madrid, Málaga, Murcia, Ourense, Palencia, Sevilla y Teruel) antes de dos meses, que es el tiempo que la compañía que gane el concurso público para entregar los radares. Entra las novedades que aportan, destaca que pueden multar a velocidades de hasta 320 km/h. Siempre se decía que los radares no medían más allá de 280 km/h… pues eso paree que ha cambiado.

También sabemos, gracias al pliego de condiciones, que los equipos serán portátiles (María Seguí comentaba el año pasado por estas fechas que no cree demasiado en los radares fijos). Así, los nuevos radares contarán con cinemómetro de tecnología láser de barrera, unidad de captación fotográfica con cámara digital de alta resolución o posicionador con dos cámaras fotográficas digitales con objetivos gran angular, ordenador de captura y almacenamiento, flash con sincronizador, baterías y cargadores, trípode y soportes para vehículo y maletas de transporte.

radar velocidad coche

Estos dispositivos se colocan al borde de la carretera. Emite dos haz de láser infrarrojo, separados por unos centimetros,  que cruzan la carretera perpendicularmente. C haz están separados por unos centímetros, y cuando un vehículo cruza el primer haz, calcula el tiempo que tarda en cruzar el segundo. Empleando el tiempo obtenido y la distancia de separación de los haces, puede calcular la velocidad del vehículo (hasta 320 kilómetros por hora). También calcula la separación del vehículo al cinemómetro situado en el borde de la calzada, la longitud y el ancho del vehículo, y el tiempo y distancia entre vehículos.

Este sistema incorpora una cámara digital que fotografía al vehículo infractor. Puede monitorizar varios carriles y funciona tanto de día como de noche, en calzadas rectas o curvas. Es muy versátil también ya que puede montarse en trípodes, en vehículos estacionados o cabinas en el arcén.

El láser perpendicular sólo puede captar al vehículo cuando lo haya rebasado (que cruzce ambos haces de láser). Por lo tanto, la foto siempre será de la parte trasera del vehículo. Si un vehículo rebasa el umbral de velocidad fijado, el cinemómetro láser generará una señal de disparo para la captura de dos imágenes, que identificarán al infractor. Reflejarán la placa de la matrícula y la panorámica del lugar.

A pesar de estas compras, la DGT asegura que prtende recaudar el próximo año 360,91 millones de euros en multas a conductores. Parece una cantidad muy alta, pero es un 6,1% menos respecto a 2014 y la cifra más baja desde 2008. El presupuesto de la DGT asciende en 2015 a 869,86 millones de euros, lo que supone un incremento del 2,68% (22,72 millones) respecto al de 2014. La mayoría, 734,07 millones están ligados a la seguridad vial (un 3,2% más). Mientars la multas bajan, como hemos dicho, un 6% menos, el 58% de los ingresos de la DGT llegarán por el pago de tasas de los conductores (460,01 millones, un 10% más que en 2014), mientras que las multas representan un 41% del presupuesto. “No queremos que el presupuesto de la DGT crezca a expensas de emitir sanciones”, apuntó María Seguí.

Fuente: BOE
Vía: Motorpasión

1 COMENTARIO

Deja una respuesta