“Imagina un parche que puede decir si has estado bebiendo simplemente cambiando de color. ONUSBlue puede. Nuestro producto está diseñado para ayudarte a asumir responsabilidades. Saquemos el héroe dentro de cada conductor designado. La conducción bajo los efectos del alcohol es 100% evitable. Por cada 10.000 conductores designados, se salvan 7 vidas. ¿Cuántas vidas puedes salvar”.

Esto se puede leer en el sitio web de DermaTec, la compañía que ha desarrollado ONUSBlue. Desde el 12 de noviembre de 2016 están recaudando fondos a través de Indiegogo para poder fabricar grandes cantidades de este parche. Esperan conseguir 50.000 dólares para el 10 de enero de 2017, fecha de cierre. Llevan 1.487 dólares en el momento en que se escriben estas líneas.

La compañía está afincada en Albuquerque, Nuevo México. El funcionamiento del producto no tiene misterio: si has bebido, se vuelve totalmente azul e indica que no eres apto para conducir. Si está transparente, estás en condiciones de conducir. Frank Etscorn, quien posee la primera patente del parche de nicotina, es consejero de la compañía que dirige Anh-Dung Le.

El objetivo de ONUSBlue, de un solo uso por parche, es empezar por detectar alcohol, y avanzar desde ahí si el producto tiene éxito. En principio podrían detectar el uso de la mayoría de de drogas, aunque otras como el LSD quedarían fuera de su alcance.

ONUSBlue se puede ajustar a las distintas legislaciones de cada país, volviéndose azul cuando se alcanza la mitad del límite legal de alcohol en sangre en cada territorio. En futuros desarrollos pretenden poder indicar la cantidad de forma gradual. No lo tienen claro aún, pero pretenden cobrar entre 2 y 3 dólares por parche, reduciendo el precio con packs de mayores cantidades.

¿Tiene futuro ONUSBlue?

En una entrevista concedida a New Atlas, Anh-Dung Le habla de los usos que ve para el parche. Pone de ejemplo los sellos que te ponen al entrar en un pub para indicar que ya pagaste tu entrada, y cómo se podrían sustituir por estos parches. Esto haría que fuesen obligatorios y que alguien te los pusiera. Así se aseguraría su uso. Como otras ideas, habla de padres dejando las llaves del coche a sus hijos.

Lo que esto nos indica es que, probablemente, una persona que quiera conducir borracha va a conducir borracha. Este parche es un mero indicativo, pero requiere de la voluntad del individuo para que tenga un uso. El potencial de salvar vidas está ahí, pero no por sí solo. Para que ONUSBlue funcione, requiere que cambie la mentalidad de los conductores.

Parche ONUSBlue

La lógica es similar a la que ya tratamos en los efectos de servicios como Uber en las muertes por conducción ebria. Un conductor borracho quiere conducir. El público potencial de ONUSBlue es aquel que ya está concienciado de que si bebe no debe ir al volante. ¿Cómo se puede cambiar esto?

La esperanza radica en los posibles socios de DermaTec. En su página web podemos observar que actualmente se encuentra en conversaciones con varias instituciones de gobierno de Estados Unidos. Entre ellas están la NHTSA (National Highway Traffic Safety Administration) , la NHI (National Institutes of Health) o el departamento de transporte de Nuevo México. También con asociaciones contra el uso del alcohol y hasta Uber.

La campaña de Indiegogo no parece estar teniendo éxito, pero tampoco es la clave. Si DermaTec consigue el pleno apoyo de su Estado, incluso de su país, la historia cambia. Legislaciones que apoyen o incluso obliguen al uso de ONUSBlue, acompañadas de campañas a favor de su implantación pueden ser el factor diferencial para DermaTec. Es así como mejor se entiende el ejemplo de Anh-Dung Le. Es así como este parche azul puede tener futuro.

Fuente: DermaTec, New Atlas, Indiegogo

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta