Anne Hidalgo, la española que dirige el ayuntamiento de París, ha tenido que tomar medidas drásticas en varias ocasiones para reducir los niveles de contaminación y sin que haya cumplido aún su primer año como alcaldesa de la capital francesa. Hasta ahora se trataba de medidas pasajeras que funcionaban durante varios días en épocas en las que los niveles afectaban de forma grave a los parisinos.

Sin embargo, el consistorio se ha tomado muy en serio los problemas que a corto y largo plazo pueden ocasionar niveles altísimos de contaminación y ya ha empezado a trazar planes para acabar con un problema que comparten las grandes urbes del mundo. La gaditana ha anunciado que a partir del próximo 1 de julio se prohibirá circular en París a los autocares y camiones más contaminantes. Esta medida se irá alargando en los próximos años a los demás vehículos.

París prohibirá el acceso al centro de la ciudad a los vehículos que más consumanLa alcaldesa socialista ha dicho que “se trata de un gran reto sanitario. Estamos determinados a actuar rápido contra la contaminación de partículas finas vinculadas esencialmente a los motores diésel”. Hidalgo se ha fijado 2020 como fecha máxima en la que ningún vehículo diésel circule por la ciudad de la luz. Para ella lo esencial es la salud de los parisinos y, ya que París alberga la cumbre del cambio climático en diciembre de este año, quiere ser un referente en circulación libre de contaminación.

El consistorio negocia con el Gobierno de Hollande (que es quien tiene las competencia en el tráfico) las excepciones a esta regla. En principio, los únicos sitios por los que podrán circular a partir de este verano los autobuses y camiones más contaminantes serán las rondas de circunvalación de la ciudad, es decir la periferia, y los dos bosques que hay en la capital, uno en el extremo este y otro en el oeste.

No es la única negociación en este asunto en el que el Gobierno galo. Como ya te contamos, también estudian que los coches más contaminantes paguen más en las autopistas y restringir al máximo la circulación en ciudades de los vehículos diésel. De esta manera, Francia se coloca como uno de los países que más recursos y legislación está dedicando a disminuir los niveles de contaminación.

Fuente: Efe

1 COMENTARIO

Deja una respuesta