Las ciudades de París y Londres ofrecerán datos de emisiones reales de los vehículos como parte de un nuevo sistema de medición. El objetivo de esta iniciativa es que los consumidores puedan elegir de forma más fiable cuáles son los coches más ecológicos del mercado.

Según el alcalde de Londres, este esquema busca poner fin al actual sistema de medición de emisiones, aunque también matiza que no será usado como método de medición oficial por las marcas, al menos por el momento. Cabe recordar que hace unas semanas, Volkswagen sugirió la posibilidad de ofrecer datos de emisiones más reales para sus nuevos modelos, algo que ya han comenzado hacer en PSA (Peugeot, Citroën y DS, Opel próximamente).

“Proporcionará a los ciudadanos una evaluación honesta, exacta e independiente del nivel de emisiones ofrecido por la mayoría de coches y furgonetas que circulan por nuestras carreteras. Al ofrecer pruebas llevadas a cabo en la propia vía pública, ayudaremos a los londinenses a tomar una decisión contrastada, e incentivaremos a los fabricantes a construir vehículos más ecológicos que antes” afirma Sadiq Khan, alcalde de Londres.

El plan se iniciará a finales de otoño, y fue anunciado por el alcalde de Londres, Sadiq Khan, y el de París, Anne Hidalgo. El proyecto pondrá a disposición del público una pagina web donde los conductores podrán comprobar el nivel de contaminación de la mayoría de coches y furgonetas del mundo. Desde luego, es un sistema más justo y preciso que el que se acaba de implementar en España de las pegatinas de emisiones.

Estos test de emisiones formarán parte del nuevo proceso de homologación de la Unión Europea y arrancarán el próximo 1 de septiembre de 2017. Las pruebas en carretera (RDE, Real Driving Emissions), se realizarán mediante un “sistema portátil de medición de emisiones” (PEMS), que a diferencia del método tradicional, se llevará a cabo en las vías públicas en lugar de en un laboratorio. Al principio, tan solo serán monitoreados los niveles de óxido de nitrógeno (NOx) emitidos por los vehículos. Sin embargo, la Comisión Europea ha admitido que existe un amplio margen para incorporar nuevos contaminantes a este proceso de medición.

Fuente: Reuters

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta