¿Te imaginas compartir coche con un fugitivo de la justicia y verte envuelto en una persecución policial? No se trata del argumento de una película de ficción. es lo que le pasó a tres jóvenes que, a través de una web que permite compartir el coche con otras personas, quedaron con el delincuente para viajar de Madrid a Valencia.

Los hechos ocurrieron de madrugada, cuando José Ángel C.R., de 33 años, se saltó un control de la Guardia Civil en la antigua Nacional III en Villagordo del Cabriel (Valencia). Después de 15 minutos de angustia, conducción temeraria y adelantamientos prohibidos, el fugitivo  paró el coche en un camino de tierra cerca de la población de Jaraguas.

Luego continuó la huida a pie por un viñedo, pero fue apresado por dos guardias civiles tras una corta persecución. Uno de los agentes se abalanzó sobre el delincuente, que ofreció resistencia, y logró reducirlo. Fue detenido por tres requisitorias judiciales y un delito contra la seguridad vial por conducción temeraria. Horas después, José Ángel C. R. ingresaba en la cárcel de Picassent para cumplir una condena de casi cinco años de cárcel por tráfico de drogas, y varios robos con intimidación, según informaron fuentes jurídicas.

detencion policial

Durante el viaje, el fugitivo habló amigablemente con los tres jóvenes sin levantar sospechas de su pasado delictivo. “Nos contó toda su vida. Que se había separado y que había sido padre de una niña hace poco, pero de los robos y las drogas no dijo nada. Peligroso no parecía, aunque tampoco tenía muy buena pinta”, precisa una de las jóvenes involucradas.

“Pasamos mucho miedo. Yo creía que nos matábamos todos cuando adelantó a un camión, casi sin espacio, para dejar atrás a la Guardia Civil”, recuerda Javier M. S., de 20 años. A su lado, en el asiento trasero, iba su novia. “Fue terrible. Le gritamos un montón de veces que parase, pero nos dijo que no podía hacerlo porque estaba en búsqueda y captura”, afirma María U. V., de 25 años. “En un momento de la persecución se quitó el cinturón de seguridad, y creíamos que iba a saltar del coche en marcha”, asevera Javier al diario Las Provincias.

Aún así, como toda historia rocambolesca es una entre un millón, y el uso de los sistemas de compartir coche es un método cada vez más de moda en España, como en toda Europa. El responsable del portal web más usado de España para compartir coche, nos comenta: “Ha sido un caso aislado. Tenemos cinco millones de usuarios en Europa, y 700.000 personas viajan al mes con coche compartido a través de nuestra red de confianza. Este individuo abusó de la red, pero nuestros ingenieros hacen cada vez más seguro nuestro modelo de viaje con códigos, recomendaciones y enlaces”, añade Vincent Rosso de blablacar.es.

Fuente: Las Provincias

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta