El pasado 30 de mayo de 2016 se cumplían 100  años de la histórica carrera que se celebraba en 1916 en el circuito de Indianápolis donde el Peugeot L45 pilotado por el italiano Darío Resta se hacía con la victoria con un motor de 4,5 litros y cuatro válvulas por cilindro.

Antaño, las marcas europeas tenían mucho que decir en esta competición, y es por eso que la marca francesa del león ha presentado el Peugeot L500 R Hybrid. Se trata de un prototipo de estética futurista que según el fabricante se anticipa a lo que serán los coches de competición de los próximos años.

Peugeot L500 R Hybrid (3)

Desarrollado por la división Peugeot Sport, cuenta con un sistema de propulsión híbrido enchufable que ofrece una potencia de 500 CV y un par máximo de 735 Nm. Es el fruto de la combinación del motor de gasolina 1.6 THP de 270 CV y dos motores eléctricos de 115 CV cada uno. Se trata del mismo sistema de propulsión que encontramos en el Peugeot 308 R Hybrid, que se presentó el año pasado.

Hace 100 años, el L45 era un biplaza y Peugeot ha querido hacer del L500 R Hybrid un coche más deportivo con un solo asiento. Además el volante será parecido a los que manejan los pilotos de F1 y contará con un i-cockpit holográfico.

Peugeot L500 R Hybrid (4)

El coche no supera los 1.000 kilos de peso y mide menos de un metro de altura. Todas estas características y añadiendo su diseño aerodinámico y la potencia de su mecánica el Peugeot de competición podrá alcanzar los 100 km/h en solo 2.5 segundos. Sinceramente me daría miedo pisar el acelerador, será una bestia de la velocidad ya que será capaz de recorrer los primeros 1000 metros desde parado en 19 segundos.

El Peugeot L500 R Hybrid es un homenaje tanto al L45 como a una época gloriosa para la marca europea en Estados Unidos, ya que el león en la parrilla ganó tres veces las 500 millas de Indianápolis, el segundo circuito de carreras automovilísticas más antiguo del mundo. El L45 fue el sucesor del L76 creado en 1912 por un equipo de jóvenes y audaces pilotos, conocidos como los “Charlatanes”. Hasta 1919, producirían una serie de vehículos que abrirían una nueva era en el diseño de los motores de competición.

“Con el Peugeot L500 R Hybrid queremos rendir tributo a los primeros días de competición de Peugeot a comienzos del siglo pasado. Bajo la inspiración de la deportividad y la innovación, queríamos crear un prototipo elegante y tecnológico, capaz de representar la visión de futuro de la marca en el ámbito de la competición”, dice Matthias Hossann, jefe de la división de concept cars de Peugeot.

Fuente: Peugeot news

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta