A principios de la década de los sesenta, en plena Guerra Fría, además de la carrera armamentística, tanto EE.UU. como Rusia competían por otra carrera que nadie había disputado antes: la espacial. Todo el mundo vivió con interés este fenómeno, que incluso llegó a contagiar a la industria automovilística.

Pininfarina quiso investigar y desarrollar un coche que estuviera en sintonía con los avances que que la NASA estaba consiguiendo. Querían un vehículo lo más “espacial” posible y eso fue lo que hicieron. El PIninfarina X-Concept fue presentado en el año 1960 y salta a la vista que fue toda una revolución para el momento.

Pininfarina_X-concept2Lo primero que impresiona es el diseño romboidal, nunca visto hasta ese momento y la incorporación de ruedas aerodinámicas (ocultadas en la carrocería), lo  que permitía alcanzar velocidades más altas con un menor consumo de combustible. Su disposición también llama la atención: una única rueda delantera, responsable de la dirección, dos ruedas laterales, para estabilizar el coche, y una rueda trasera que proporciona la potencia. El motor Fiat de 1089cc se encuentra en la parte trasera del vehículo.

El coche se exhibió como una pieza única en el Salón de Turín de 1960 y en el Salón de Bruselas de 1961. Todos estos años ha permanecido en el Museo de Pininfarina, hasta que el conocido coleccionista John Rosatti se hizo con él en 2007. Hace unas semanas lo vendió en una subasta por la friolera de 330.000 Euros.

Pininfarina_X-concept4La idea de este coche la encabezó personalmente Bastista “Pinin” Farina que colaboró con el experto en aerodinámica, Alberto Morelli, profesor de la Universidad Politécnica de Turín, que ya había desarrollado en 1956 el Morelli M1000. Su investigación para el desarrollo de este modelo fue crucial y su figura ha sido fundamental en el desarrollo de la aerodinámica de los automóviles hasta finales del siglo XX.

Precisamente, la importancia histórica del Pininfarina X se debe al conocimiento en cuanto a aerodinámica que proporcionó a la industria. Un año más tarde, el modelo fue desarrollado con el modelo Y, con el que volvieron a la disposición tradicional de cuatro ruedas.  Durante los años sesenta y setenta, el grupo de ingenieros que trabajaron en Pininfarina fueron los encargados en desarrollar los principales automóviles de firmas como el BMC británico o Citroen.

Fuente: Barret Jackson
Galería de fotos:

Ver galeria (5 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta