El Consejo de Ministros aprobó ayer viernes el Plan PIVE 5 de incentivos a la adquisición de automóviles, dotado con un presupuesto de 175 millones de euros que el Gobierno considera “suficientes” para cubrir todo el año 2014 y que, estima, permitirá renovar 175.000 vehículos.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros la vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, explicaba que las cuatro ediciones de los PIVE permitieron renovar 365.000 vehículos y generarán una recaudación fiscal inducida de 1.000 millones de euros. Estos planes de incentivos, además, permitieron mantener o crear un total de 10.000 puestos de trabajo, a los que se sumarán otros 4.500 empleos con el PIVE 5, incluyendo fabricantes, componentes y distribución, según las estimaciones del Ejecutivo central.

La vicepresidenta señaló además que las ayudas ayudan a la renovación del parque automovilístico en España (de los más envejecidos de Europa). Gracias a ello aumentan las condiciones de seguridad vial y de eficiencia energética (se estima un ahorro de 127 millones de litros de combustible y 161.000 toneladas de CO2 menos emitidas a la atmósfera).

cliente-observa-condiciones-concesionario-ARCHIVOJV_ASTIMA20101103_0022_5

Desde el Ejecutvo señalan la importancia de los planes PIVE en el impulso a la fabricación en las factorías españolas, pues el 60% de los coches acogidos al plan son de producción nacional. También que este tipo de planes potencian la inversión extranjera: hasta septiembre 2013 hizo que se multiplicara por tres y sumara 21.644 millones de euros.

En un año se destinaron 403 millones de euros a los programas de incentivos a la compra de coches, con 75 millones para la primera edición del PIVE, 150 millones para el Plan PIVE 2, segunda, 70 millones para el Plan PIVE 3 y otros 70 millones para esta cuarta edición. A ello hay que añadir 38 millones destinados al Plan PIMA Aire.

Este Plan PIVE 5 impulsará las ventas de coches y permitirá alcanzar este año unas 800.000 matriculaciones, con un crecimiento respecto a 2013 del orden del 11%, según las estimaciones de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam). En su opinión, el nuevo plan de ayudas permitirá detener la destrucción de empresas en la distribución de automóviles, un sector que ha perdido 3.500 pymes y entre 45.000 y 50.000 empleos desde el inicio de la crisis.

Por su parte, la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), en un comunicado, indica que con el PIVE 5, el mercado automovilístico español está en condiciones de cerrar 2014 con un aumento de matriculaciones del 10%. Para ello se basa en que el nuevo plan facilitará la compra de 175.000 vehículos, de los que 80.000 serán pura demanda adicional.

En lo que respecta al efecto económico, Anfac lo ha cuantificado en 2.000 millones, desglosados en la recaudación fiscal extra por el incremento de la demanda y los ingresos de más que se recibirán por la vía de la industria auxiliar.

Fuente: Moncloa, Anfac, Ganvam

9 COMENTARIOS

Deja una respuesta