Tras el #dieselgate de hace un año la compañía alemana, Volkswagen ha comenzado con sus planes de reinvención para el futuro. Por supuesto, los planes de renovación incluyen establecer los coches eléctricos como línea base de su producción, aunque también se incluirán otras funcionalidades que sin duda, harán que el “dieselgate” quede olvidado en el pasado.

Podemos ver que la compañía alemana ya ha comenzado trabajando en torno a esta línea de productos, mostrando en París el I.D. Concept y en el Salón de Detroit un prototipo de furgoneta eléctrica Volkswagen I.D. Buzz Concept, aunque por supuesto sus planes no acaban aquí.

volkswagen-i-d-buzz-concept-2017-36

Pero hay más. Los planes incluyen una remodelación de la marca en la que pretenden que en el año 2030 sean líderes en el sector de la automoción. Volkswagen habla de un desarrollo a lo largo de tres fases además de una potente inversión del I+D+I. Estas iniciativas se llevaran a cabo a lo largo de estas dos próximas décadas, aunque muchos de estos planes ya han comenzado a llevarse a cabo:

Primera fase: Reestructuraciones

En esta primera fase se pretenden realizar varias reestructuraciones internas con el fin de crear una compañía con una mayor eficiencia productiva y una mayor gestión de marca. Los coches eléctricos serán claves en esta primera fase de producción. La compañía ya se encuentra inmersa en esta etapa, aunque tiene previsto que sus planes perduren hasta 2030 y poder optimizar correctamente todos los coches eléctricos, los cuales son la base de esta primera fase en la compañía.

El objetivo de la compañía es vender un millón de coches de aquí a 2025. Para conseguirlo, se lanzará la plataforma MEB con la que se pretende llegar a los 600 kilómetros de autonomía con estos coches eléctricos.

Segunda fase: Diferenciación de marca

fabrica-volkswagen-950x497

Se pretende conseguir un desarrollo de servicios conectados entre ellos, es decir, crear una serie de prestaciones y servicios adicionales al vehículo que pretenden ofrecer. Esto se llevará a cabo con el fin de conseguir una diferenciación de la marca.

Los servicios que Volkswagen pretenden ofrecer no se referirán solo al sector de la automoción, sino que también pretender expandir su mercado al campo de la movilidad eléctrica, que ayuden a la compañía a alcanzar los objetivos propuestos para este año.

Tercera fase: Aumento del margen operativo

Volkswagen también se centrará en aumentar un 6% su margen operativo hasta el próximo 2025. Para lograr este objetivo para la fecha mencionada, se pretende dar prioridad a todo lo que se refiere a energías renovables, pero siempre tratando de mantener los precios e incluso, trabajando en reducir los costes del proceso de producción y así abaratar los efectivos.

Este es el plan de futuro de la compañía alemana. En resumen podríamos hablar de un enfoque más ecológico por parte de Volkswagen además de la búsqueda de una mayor eficiencia y eficacia a la hora de producir y distribuir sus coches. Después de los hechos ocurridos en torno al dieselgate, la decisión de la compañía sin duda parece una de las más acertadas.

Fuente: Volkswagen

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta