Hoy nos hemos enterado de que el parque automovilístico holandés está viviendo toda una revolución. Resulta que los propietarios de coches viejos están vendido sus coches de modo masivo. En concreto, son los coches más viejos, que funcionan con GLP y diésel, los que más se están vendiedo fuera del país, con destino a lugares como Bélgica, Alemania, Marruecos, Libia y Nigeria.

El motivo de esta espantada de se debe a las modificaciones que el Gobierno introdujo en el impuesto de circulación para coches más viejos a principios de este año. Según el grupo de presión de los propietarios de automóviles clásicos, Autobelangen, el Estado ha perdido nada menos que 85 millones de euros en impuestos desde que el cambio se produjo en enero de 2014.

coche clasico Holanda 03

Durante los primeros seis meses de este año, más de 13.000 coches viejos fueron vendidos a nuevos propietarios en el extranjero, el doble del total en el mismo período en 2013. La venta de coches de GLP aumentó un 145%, mientras que las ventas de automóviles diésel subieron en un 225%. De los destinos que mencionábamos antes el principal es Bélgica, donde fue a parar uno de cada cinco automóviles antiguos vendidos.

¿Cuáles fueron los cambios que provocaron el éxodo? El Secretario de Estado de Finanzas, Frans Weekers, endureció el régimen fiscal de los coches clásicos. Desde el 1 de enero de 2014, sólo los vehículos de 40 años de edad o más, estarán exentos del impuesto de circulación. Antes esa edad era de 30 años (desde 2012) si bien hubo un periodo de transición en el que no pagaban los coches de 25 años o mayores, como los vehículos históricos en España.

Con el nuevo marco legal, la exención tan sólo se aplicará a coches, motos, autobuses, camiones y caravanas de más de 40 años. Hay un reglamento de transición para los vehículos que funcionan con gasolina de entre 26 a 40 años. Estos vehículos pagarán una tasa del 25% de los impuestos de un vehículo de motor normal, con un máximo de 30 euros por trimestre.

coche clasico Holanda 02Hay una condición para ajustarse a este reglamento de transición: no utilizar el coche en los meses de diciembre, enero y febrero. ¿Por qué? La idea es garantizar que la gente que tienen uno de estos vehículo no lo utilice como medio de transporte habitual, ya que es más contaminante. El argumento es que los propietarios deben tener otro automóvil más moderno para los desplazamientos de diario y que suelen utilizar los clásicos más los meses de verano.

Como no existe ese periodo de transición para los coches diésel y con instalación de GLP,  (estos últimos si se revierten a su estado original podrán aplicarlo), la gente está optando directamente por venderlos… Como nadie quiere pagar impuestos por ellos en Holanda, los envía al extranjero.

Los amantes de los coches clásicos han puesto el grito en el cielo, alegando la pérdida de herencia industrial. Podrían haber establecido un sistema que controlase el número de kilómetros recorridos y pagar en función del uso que se le da al coche, argumentan, pero al mismo tiempo reconocen que manipular los cuentakilómetros es una práctica habitual y sencilla en coches antiguos, de ahí que se optase por esta nueva medida. Y ya sabes. Si buscas un coche de segunda mano de entre 1989 y 1974, que sepas que en Holanda se están desprendiendo de muchos.

Vía: Dutch News
Fotos: cc Flickr Postumptio, Flickr Dailym, Flickr Loranger

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta