Los coches eléctricos de Elon Musk como dirían los jóvenes “lo petan”, han acaparado el mercado con su nueva versión asequible, el Tesla Model 3, del que se han realizado ya 40.000 reservas. ¡Tienen algo que enamora, que apasiona, que engancha! Pero la compañía afincada en Silicon Valley posee una gran ventaja competitiva con respecto a sus competidores: sus atrevidos y devotos compradores.

En la presentación del nuevo Model 3 el propio Musk hacía referencia a “prestaciones de siguiente nivel” desconocidas hasta el momento, lo que ha llevado a especular sobre la posibilidad de que sea el primer coche con autonomía total. Y es que la compañía hace gala de algunas ventajas tecnológicas únicas como, por ejemplo, los sensores de vídeo de bajo coste en lugar de los de láser, más caros, que emplea Google y la mayor parte de los fabricantes automovilísticos. Sin embargo, estos avances no son justo los que marcan la diferencia.

Tesla Model 3 2017 4

Y es que sus clientes no le temen a nada. Les gusta experimentar y probar de primera mano sus dispositivos tecnológicos incipientes. ¡No hay un ápice de miedo en sus pupilas! ya que son guerreros, aventureros del mundo del motor. La sofisticación de la marca les atrapa por eso no dudan en hacer sus propias pruebas y compartir sus experiencias en Youtube.

Uno de los claros ejemplos es el denominado Autopilot de Tesla instalado ya en el Model S (ver prueba), del que buceando en Internet hemos encontrado una lista de vídeos con las pruebas más locas de este sistema en concreto.¡Arriesgados en potencia! Hasta una abuela de 70 años se atreve con ello. Los conductores demuestran así que el producto beta puede de verdad conducir solo durante largos tramos.

autopilot tesla

Tesla puede gracias a ello poco a poco mejorar sus embrionarias tecnologías sin necesidad de gastarse grandes cantidades de dinero en sus propias pruebas. Sin embargo, la fidelidad y el atrevimiento de los conductores de Tesla Motors es única ya que resulta muy difícil imaginar que los compradores de otros vehículos, como puede el BMW i3 (ver prueba) llegarán a reaccionar de la misma manera. “El mayor riesgo es no correr riesgo. En un mundo que cambia muy rápido, la única estrategia que garantiza fallar es no correr riesgos”. Bien parece que la frase de Mark Zuckerberg ha calado hondo tanto en Elon Musk como en los acérrimos fans de Tesla.

Fuente: New Yorker

2 COMENTARIOS

Deja una respuesta