Las piezas relacionadas con Steve McQueen parecen ser infinitas, rara es la estación del año en la que no aparece un modelo ya sea de dos o cuatro ruedas que no fuera propiedad directa o que tuviera que ver de alguna manera con el actor.

De los muchos coches que tenía en propiedad Steve, el más codiciado era el Porsche 911 Turbo de 1970. Con la subasta de este coche se estableció un récord mundial, pues pagaron por él la desorbitada cifra de 1.760.000 €. Por debajo de él quedó el famoso Porsche 911 S, el coche con el que aparecía al principio de la película Le Mans. El martillo cayó cuando se alcanzaron los 1.235.000 €.

El pasado 4 de noviembre Christie’s puso a subasta en París un Porsche 911T de 1971 que el propio Steve McQueen regaló a una de sus amantes (Elga Andersen) tras la producción de Le Mans. Este Porsche aparecía también en la película, aunque apenas tenía un rol secundario.

Porsche 911T Steve 5

Se trata de un Porsche 911T de color marrón, que fue adquirido por la productora CBS Solar Films al corredor suizo Jo Siffert, quien se encargaba de conducirlo en la película debido a los problemas que tenía McQueen con sus compañías aseguradoras.

Fue el mismo Siffert quién vendió a la productora también otros 911, un 914 y dos coches de competición, un 908 y un impresionante 917 como parte del mismo lote. El coche fue usado por la productora durante el rodaje y posteriormente adquirido por McQueen, que se lo iba a llevar a Estados Unidos, hasta que decidió regalárselo a su amante tras finalizar la producción. Esta lo conservó en su impecable estado original hasta su muerte en el año 1994.

Porsche 911T Steve 1

La historia de este ejemplar cambia con el fallecimiento de la actriz en 1994, se lo regaló a un amigo, el cual lo vendió al propietario que lo ha puso a la venta en la subasta que organizó Christie´s el pasado 4 de noviembre.

En el momento de la subasta el coche se encontraba en un perfecto estado, como atestiguaban sus escasos 46.086 kilómetros, lo que no está nada mal para sus casi 45 años de vida. Su precio estimado rondaba entre los 260.000 y los 364.000 euros, una buena cifra para un Porsche 911 relacionado directamente con el actor. Y es que Steve McQueen es considerado el Rey Midas de las subastas, pues todo aquello que guarda relación con él obtiene automáticamente cifras astronómicas.

Sin embargo, y por muy sorprendente que parezca, el coche no atrajo a ningún comprador interesado. Probablemente tuvo que ver que la casa de subasta Sotheby’s sacará en el mes de marzo un Porsche 911T muy parecido a un precio más bajo, unos 146.000 euros.

Fuente: Bloomberg
Galería de fotos:

Ver galeria (6 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta