Aunque no lo parezca, lleva años siendo el producto más reciclado del mundo. En 2008, el Consejo para la Investigación Automotriz de los Estados Unidos (USCAR), formado por prestigiosas marcas como Ford, Fiat Chrysler Automobiles y General Motors, llevó a cabo varias iniciativas para fomentar el reciclaje de los coches y de esta manera contribuir a la reducción del impacto en el medio ambiente.

Para que nos hagamos a una idea, hace siete años en Estados Unidos, los coches que fueron dados de baja o abandonados ya eran el producto más reciclado en términos de porcentaje y volumen.

Desguace

De estos coches, alrededor de un 95% iba directo al mercado del reciclado sin ningún coste añadido para el contribuyente. Más de 80% de los coches eran totalmente reciclados en términos de peso. Muchos de los materiales que se obtienen de este reciclaje se transforman en productos para uso cotidiano.

Si hablamos del estado del reciclaje de coches en la actualidad, las cifras no han hecho más que aumentar. La crisis económica ha provocado el aumento del mercado de segunda mano y con ello el reciclaje masivo de los coches. A la hora de adquirir un coche, el mercado de compraventa de coches de ocasión ha sufrido un notable aumento debido a la contracción salarial de los trabajadores.

Según Wards Auto, la cantidad de coches en funcionamiento en todo el mundo superó en 2011 los 1.000 millones de coches (uno cada 6,75 habitantes). Eran la mitad en 1986. Esto supone unas preocupantes cifras de emisiones de efecto invernadero que influyen directamente en el entorno. Solo producir un coche nuevo genera 1.600 litros de residuos dañinos para el medio ambiente.

Desguace 5

El coche se ha convertido en un miembro más de la familia y también en el más reciclado del mundo. Actualmente, más del 75% de los materiales de un coche son reaprovechados. Los metales, un componente clave en la fabricación de coches, son los materiales que más se reutilizan. Otro de los materiales que más se recicla son las baterías de los coches.

Solo en EE.UU., más de 100 millones de baterías de coche son reemplazadas cada año y un 99% de esas baterías provienen de baterías recicladas. El plomo de las baterías por ejemplo, siempre se pueden reutilizar, lo que supone una importante disminución de la explotación minera. Cada año, en EE. UU., se reciclan más de 10 millones de coches y otros vehículos. En España, casi un millón de unidades anuales.

El reciclaje de estos materiales se lleva practicando desde los orígenes de la industria automovilística. En la actualidad, puede llegar a impactar mucho más la práctica del reciclaje por la gran cantidad de coches que se fabrican y circulan por las carreteras en comparación a otras épocas. Cuando un coche se va a reciclar, lo más seguro acaba en un desguace o una empresa homologada para el reciclado de coches.

Estas instalaciones cumplen una función clave en la reutilización y en la disminución del impacto en el medio ambiente. La crisis también tiene su lado positivo. Gracias a ella, la sociedad ha sabido valorar y reutilizar mejor los productos que antes desechaba de mala manera.

En el caso de los coches, las piezas que no estén en condiciones de ser reutilizadas en otros coches, pueden reciclarse por completo para su posterior venta como materia prima que sirva para otras funciones.

Del reciclado de coches han salido cantidad de productos que sorprendería a más de uno. La suela de goma del calzado, sandalias o chancletas, envases de vidrio, prendas, mobiliario…

Recycling

La reutilización genera una nueva economía más verde, más sostenible y más saludable. La compraventa de coches también provoca que se fabriquen menos coches y que muchos conductores opten por reutilizar al máximo sus componentes.

La compra de un coche o cualquier otro producto nuevo también es positiva. En ocasiones, provocamos más emisiones de efecto invernadero con productos desfasados o antiguos. En ese caso, se recomienda la compra, ya sea nuevo o usado, sea de un producto que tenga mejores condiciones.

Sin embargo, otras veces no es necesario deshacerse de nuestro coche o cualquier otro producto en condiciones por tener otro nuevo o más actualizado. La cuestión de todo esto está en concienciar a la sociedad de que la reutilización es positiva y es un modelo de desarrollo compatible con el modelo de consumo que beneficia al entorno.

Fuente: USCAR

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta