La República Popular China es bien conocida por liderar los números exorbitados, como los 1.384 millones de ciudadanos que pueblan sus tierras. Esta cantidad de humanos en un espacio limitado de la Tierra influye en todos los aspectos de la vida, así como en el transporte. El gobierno chino no escatima en gastos para infraestructuras tan elevadas como las que se pueden observar a continuación. De los diez puentes que recogemos a continuación, ocho pertenecen este país.

1. Beipanjiang Duge (2016)

El puente más alto del mundo data del año 2016 y está localizado en la provincia de Guizhou y mide 565 metros de alto y 720 de largo. Al igual que el resto de sus hermanos, la complejidad de la obra da vértigo. Situado entre dos montañas, el puente se mantiene firme pendiendo de la estructura de hierro sujeta a dos enormes estructuras asentadas a ambos lados del paso del río.

La construcción del puente permitió acceso a muchas áreas rurales que desprovistas de carreteras accesibles para grandes vehículos. De esta forma, hizo posible abastecer zonas antes aisladas con productos de otras localidades y viceversa. Además, el puente reduce el tiempo de viaje para los conductores que quieran salir de la provincia.

2. Siduhe (2009)

Con 496 metros por encima del nivel del agua, este puente es el segundo más alto de la Tierra. Inaugurado el 15 de noviembre de 2009, es el tercer puente en una década en declararse el distintivo del “más alto”. Está localizado a 80 kilómetros de la famosa región del río Yangtze. Una zona muy montañosa que precisa de estas infraestructuras para mejorar la comunicación.

Al igual que el anterior, este puente cuenta con un sistema de suspensión de hierro soportado por dos torres en forma de H. Un aspecto de su construcción fuera de lo ordinario es la altura de este. Debido a la inaccesibilidad del cañón, los ingenieros decidieron experimentar y, en lugar de utilizar un helicóptero o un dirigible para realizar el primer hoyo, decidieron utilizar un cohete.

3. Puli (2015)

En el año de su inauguración, este puente sorprendió a toda la comunidad de puentes al erigirse como el segundo puente en suspensión más alto con 485 metros de alto sobre el arroyo Puli. La inaccesibilidad del terreno hizo muy complicada la realización del modelo topográfico para la construcción del puente. Una vez construidas las dos torres a los lados del arroyo, no hubo necesidad de medir más.

El tramo principal de 628 metros es el único que posee una viga delgada y que está cubierta de acero. El inicio de la construcción se realizó a través de un disparo de cañón atado a  un cohete a principios de 2013. El puente forma parte de la nueva autopista que conecta Xuanwei, Yunnan con Liupanshui. Esta región se está convirtiendo en una zona de muchos puentes elevados debido a su relieve montañoso.

4. Jinshajiang Jin’an (2021)

Esta infraestructura se encuentra sobre el río Yangtzé, uno de los ríos más importantes del mundo, por longitud, el tercero del mundo después del Amazonas y el Nilo y el más largo de Asia, discurriendo íntegramente por territorio de la República Popular China a lo largo de 6.300 kilómetros.  Debido a su importancia y la gran cantidad de personas cerca de la cuenca hidrográfica, el río Yangtzé cuenta con numerosos puentes sobre su cauce.

El inicio de la construcción de puentes a gran escala a través del río comenzó en el año 1957 con el puente ferroviario en Wuhan. Las urbes también crecieron a partir de los años 90 y provocó el aumento de la construcción de puentes colgantes, aunque ninguno de ellos destacable por su altura.

 

Este proyecto de puente se planea abrir en el año 2021 y cambiará la media de altura de los puentes de la zona con una estructura de 461 metros. El Jinshajiang Jin’an será el puente colgante más alto en cruzar el río más grande del continente asiático.

5. Yachi (2016)

Este puente se situa entre dos largos túneles y tiene una estructura de 434 metros de alto por 1.441 metros de largo soportada por dos torres. Es uno de los 12 puentes que se elevan más de 100 metros, de hecho alcanza los 400 metros con 130 de ellos soterrados bajo tierra. Además, su construcción también es de récord ya que se estableció en tan solo 3 años pese a su enorme estructura. Los operarios de la obra trabajaron durante los siete días de la semana, incluyendo vacaciones, mediante horarios cambiantes.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta