En el 2008, Barack Obama se convirtió en el presidente número 44 de los Estados Unidos. Durante sus ocho años de mandato, ha apoyado el avance de medidas ecológicas. Concretamente, el mundo del motor se ha visto beneficiado de su apoyo a los coches eléctricos, aumentando el número de estaciones de carga para facilitar su uso, entre otras medidas.

Este 2016, Donald Trump ha sido elegido como presidente electo, el que será número 45 en la Casa Blanca. El magnate ha declarado en varias ocasiones que no cree en el cambio climático, porque es un invento de países rivales para reducir la competitividad de Estados Unidos. Aunque aún no ha asumido el mando, el futuro de medidas como los coches eléctricos pinta más oscuro que nunca.

Donald Trump contra el acuerdo de París

Si nos fijamos en las medidas de Trump en el apartado de medio ambiente, veremos que no solo pretende reforzar el uso de energía nuclear, sino que pretende desmantelar la Agencia de Protección del Medio Ambiente. Su visión de empresario le hace poco amigo de cualquier restricción que reduzca la productividad de las fábricas. Hablarle de energías verdes es, sencillamente, perder el tiempo. Esto tuiteaba en 2012.

¿Conocéis el acuerdo de París? Se estableció en diciembre de 2015, con el compromiso “a largo plazo de mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2 °C sobre los niveles preindustriales”. Para ello, hay que controlar las emisiones en los países más desarrollados y que estos ayuden a los menos desarrollados.

Sin embargo, el acuerdo aún no está en vigor, a pesar del apoyo de 195 países. En abril de 2016 se abrió un periodo de un año abierto para firmas. Entrará en vigor cuando lo hayan firmado 55 países que representen, al menos, el 55% de las emisiones globales.

Obama ha apoyado este acuerdo, como tantos otros. Ha dedicado parte de su presupuesto a las mencionadas ayudas a países en desarrollo. Trump, cuando fue declarado como candidato republicano, aseguró que no tiene intención de cumplirlo. La única esperanza es que para cuando tome el cargo el próximo enero, el acuerdo ya haya entrado en vigor.

Lo que supone para el mundo del motor

La administración de Donald Trump considera que se debe revisar la legislación del uso de combustibles y los estándares de emisión. Aseguran que no tiene sentido mantenerlas por regulaciones del cambio climático y que deben centrarse en crear trabajos. El único aspecto en el que la legislación actual le parece positiva es en el hecho de depender menos de petróleo extranjero. Si los fabricantes no se ven regulados por la ley, ¿invertirán en medidas ecológicas de futuro si significa perder competitividad frente a sus rivales?

Volkswagen es una de las fabricantes de coches más preocupadas por el futuro gobierno. Temen que las nuevas medidas que apliquen endurezcan las sanciones por el dieselgate. El gobernador del estado alemán de Baja Sajonia ha mostrado su preocupación al respecto. La incertidumbre se nota también la caída de acciones de Toyota, Nissan u Honda, por ejemplo.

Otro dato a tener en cuenta es que México es uno de los centros de producción más importantes para el automovilismo estadounidense. El desdén de Trump hacia este país probablemente cambie esta situación, lo que supone un problema para las empresas. Ya ha amenazado con mayores impuestos si se produce y exporta desde México.

Hablamos de un país que supone el 20% de la producción de coches norteamericana. Ford es una de las más afectadas, dado que en los últimos años ha trasladado fábricas a México. El presidente electo aseguró que no deberían permitir esta clase de movimientos. espera crear empleo abriendo nuevas fábricas en territorio estadounidense.

Negocios, negocios, negocios. Esta es la visión de Trump, dirigir su país como una empresa. Una gran maquinaria que cree beneficios y, sobre todo, empleo. Esta ha sido una de las claves de su victoria y nada parece indicar que vaya a cambiar una vez asuma el mando. Visto el futuro que nos espera, para él va a ser un hermoso día.

Fuente: Jalopnik, Motorpasion, El Mundo, Eldiario.es, BBC, Comisión Europea, Fortune

Imagen: Wikipedia

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta