Mañana 15 de enero, Mary Barra pasará a ser una de las mujeres más importantes del mundo del motor. De origen finlandés (su nombre de soltera es Mary Makela), esta ejecutiva de 51 años sustituirá al frente del consorcio norteamericano a Dan Akerson, nombrado CEO en 2010 y que se retira para cuidar a su mujer, enferma de cáncer.

Barra será la primera mujer al frente de GM, pero esta a ejecutiva, nacida en Detroit, la cuna del autómovil en EE.UU., no le falta currículum dentro de la empresa. Lleva 33 años en la empresa (ocupaba el cargo de vicepresidenta ejecutiva de Desarrollo Global de Productos) y su padre era un operario que trabajó para Pontiac durante 39 años. Por si a alguien le parece poca vinculación, Mary asegura que su primer coche, un Chevrolet Camaro, de GM como no, era su sueño desde que tenía 10 años.

Entró a trabajar en GM tras estudiar en la Universidad de Kettering, un centro adscrito al consorcio estadounidense. Después se licenció en Ingeniería electrónica y en 1990 lograba un MBA de Administración de Empresas por la Universidad de Stanford. Barra fue ascendiendo en GM, desde directora de la fábrica de Hamtramck en Detroit hasta directora de Comunicaciones Internas de GM Norteamérica.

1. Mary Barra

En febrero de 2008 Mary Barra asumió el cargo de Vicepresidenta de Procesos de Fabricación y apenas año y medio después, en julio de 2009, fue nombrada Vicepresidenta de Recursos Humanos. Tomó deciciones que sorprendieron a la vieja guardia de GM, como liberalizar el código de vestimenta de los empleados, que desde entonces pueden acudir a trabajar algunos días en vaqueros.

Dan Akerson, presidente de GM desde 2010, tenía planes más ambiciosos para ella y, en 2011 la nombró Vicepresidenta para el Desarrollo global de Productos. En este puesto, Barra ha apostado decididamente por la racionalización de costes y así, planea pasar de las actuales 30 plataformas que utilizan los vehículos de GM a apenas diez en los próximos años, lo que según cálculos internos, supondrá el ahorro de 1.000 millones de dólares anuales. No es de extrañar que Forbes la nombrara mujer más influyente del sector del automóvil.

Su llegada se produce poco después de que el Departamento del Tesoro anunciase que vendió su participación restante en General Motors, y cerró el último capítulo del rescate a la industria automotriz de 2009. Las acciones de GM han avanzado más de 40% en 2013 y la compañía ha ganado casi 20.000 millones de dólares desde 2010, el año en el que volvió a tener beneficios tras salir de la bancarrota (si bien debió desprenderse de marcas míticas como Pontiac, Hummer, Saturn y Saab.

El fabricante de automóviles tiene ahora 105 años de antigüedad y es una de las corporaciones estadounidenses más clásicas. La industria automotriz está ligada a las nociones de masculinidad tradicional más que otros sectores, habrá que ver qué aporta ahora una mujer como Mary Barra, que entra a formar parte del exclusivo club de mujeres que dirigen una de las grandes corporaciones de la lista Fortune 500, una lista con apenas 20 mujeres.

Fuentes: GM, CNN

¿El ascenso de Barra señala un cambio transformador en los sectores automotriz y de manufactura? ¿O es una anomalía que se limita a dar una ilusión de progreso para las mujeres?

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta