Innovaciones tecnológicas llegan día tras día al mundo, cientos de ideas que hace unos años nos parecían irrealizables se materializan ante nuestra perpleja mirada. Google es especialista en demostrar que todo puede conseguirse con los recursos necesarios y la prueba más fehaciente de ello es su pequeño coche autónomo, el Google Car.

El gigante de Internet vuelve a asombrar el mundo con la solicitud que ha emitido en al gobierno norteamericano. En ella, pide permiso a las autoridades para poder instalar en su Campus de California una placa inalámbrica diseñada por la empresa Hevo Power con la que los coches autónomos puedan cargarse. De este modo, los coches se cargarían sin necesidad de cabes u otros mecanismos, como si de un móvil se tratará.

El mecanismo desarrollado por Hevo Power es bastante sencillo. Se trata de una superficie que emite la energía mediante resonancia magnética a un recepto que es el encargado de transmitir la energía a las baterías que se encuentran en el interior del coche. Una idea que ya ha sido barajada por grandes fabricantes de coches como Tesla, BMW, Audi, o Toyota y por compañías eláctricas como Endesa.

Placas inalámbricas de Google

Esta iniciativa de Google busca hacer más atractivo no solo al coche autónomo sino también a los coches eléctricos. Dada las escasas infraestructuras con las que los usuarios de coches eléctricos cuentan para recargar las baterías de sus coches y al incordio de los cables, las placas inalámbricas de Google puede ayudar a mejorar la usabilidad y el futuro de los coches eléctricos.

Las placas inalámbricas reducirían a la mínima expresión el contacto del usuario con el vehículo, ya que no tendría que conducirlo ni conectarlo a la red de forma manual. Ideas como está dejan claro cual es el objetivo de Google: conseguir que en el futuro solo tengan que sentarse en el coche y disfrutar. Una meta ambiciosa que cada día esta más cerca.

 

Fuente: Hevo
Vía: Spectrum

1 COMENTARIO

Deja una respuesta