Este pasado sábado 16 de noviembre, y a pesar de las adversas condiciones climatológicas, se ha podido llevar a buen puerto la consecución del récord europeo de distancia recorrida por un vehículo eléctrico, sin paradas y sin recargas, entre la población andorrana de Ordino y Barcelona.

Como todos sabemos una de las grandes pegas (por el momento) de los vehículos eléctricos es su escasa autonomía para la realización de grandes viajes y la necesidad de recargar las baterías cada pocas decenas de kilómetros. Esto representa pocos problemas (y cada día menos a medida que proliferan los puntos de recarga y aumenta la autonomía de las baterías) cuando nos movemos en un ámbito urbano o en la cercanía de poblaciones importantes pero, por el momento, nadie se plantea hacer grandes desplazamientos con un vehículo eléctrico ante la posibilidad de quedarse tirado en medio de una carretera.

Mercedes_Benz_Clase_A_E_CELL_record_electrico_02Pero desde el Mercedes Barcelona ECOteam se propusieron demostrar que, con la tecnología actual, y un modelo eléctrico de estricta serie como es el Mercedes-Benz Clase A E-CELL sí puede llevarse a cabo un viaje de este tipo y batir un récord europeo de distancia recorrida sin detenerse a recargarlo.

El punto de partida se estableció en la población andorrana de Ordino, junto al Museo Postal (organizada por el Automòbil Club d’Andorra), para concluir en Barcelona en el Salón EXPOElèctric, que se celebra estos días en el recinto Gran Vía de Fira de Barcelona como previo del Simposio Mundial sobre el Vehículo Eléctrico (EVS27), la mayor exposición internacional relacionada con la movilidad eléctrica, que tendrá lugar entre el 18 y el 20 de noviembre.

El automóvil empleado ha sido un Mercedes-Benz Clase A E-CELL de estricta serie, basado en la anterior generación del modelo alemán, que dispone de dos baterías de ion-litio de gran eficiencia y tamaño compacto, que van integradas en el doble piso del vehículo, ofreciendo una capacidad combinada de 36 kW/h. Por su parte el motor eléctrico entrega una potencia máxima de 70 kW (95 CV) y un par motor de 290 Nm, lo que le permite alcanzar una velocidad máxima (limitada) de 150 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en 5,5 segundos, a pesar de un peso total del conjunto de 1.625 kg y todo ello sin emitir partícula alguna de CO2.

Mercedes_Benz_Clase_A_E_CELL_record_electrico_04Para la realización de la prueba se ha equipado con unos neumáticos ContiEcoContact5 de Continental, que se caracterizan por una baja resistencia a la rodadura, pero sin descuidar aspectos tan importantes como la seguridad, con excelentes distancias de frenado, tanto en seco como en mojado.

Del mismo modo ha sido necesaria una cuidadosa preparación, tanto para la puesta a punto del coche, como para calibrar el sistema Blunik homologado por la FIA (Federación Internacional del Automóvil) para competiciones oficiales de regularidad, necesaria para poder certificar el récord y que registra en todo momento de manera precisa la distancia recorrida, la ruta realizada, la altitud y la velocidad, entre otros muchos parámetros.

Mercedes_Benz_Clase_A_E_CELL_record_electrico_06Este Mercedes-Benz Clase A E-CELL estuvo enchufado a un punto de recarga de la red eléctrica hasta el último momento antes de partir, para afrontar un recorrido de 206 kilómetros, en condiciones normales de tráfico y circulando siempre en el límite de las velocidades legales (no superándolas, pero tampoco por debajo). El encargado de superar este reto ha sido el piloto Agustín Payá, ganador de la categoría eléctrica de las ECOseries 2012 y 2013, además de ingeniero dedicado a la evolución del vehículo eléctrico.

Un inconveniente adicional ha sido las inclemencias meteorológicas que han azotado durante todo el fin de semana esa zona de la península ibérica. Nieve y lluvia han acompañado la prueba, lo que ha obligado a un mayor consumo de energía eléctrica del inicialmente previsto, al tener que utilizar, por ejemplo, los limpiaparabrisas o las luces de cruce durante buena parte del trayecto. Además las bajas temperaturas reinantes no resultaron nada beneficiosas para optimizar el proceso de carga de las baterías de ion-litio, con lo cual había más dudas de las habituales sobre el buen fin de la prueba.

Mercedes_Benz_Clase_A_E_CELL_record_electrico_13Lo más importante de esta iniciativa ha sido que se ha llevado a cabo en unas condiciones de circulación idénticas a las habituales que podría encontrarse cualquier otro conductor con un vehículo alimentado por gasolina o gasóleo, y sin recurrir a trucos (como se han realizado en otros récords) como circular a horas intempestivas para no encontrar tráfico rodado, o hacerlo a una velocidad anormalmente baja (imposible de mantener con tráfico normal) para consumir menos energía. Además la prueba ha recorrido un terreno montañoso y repleto de desniveles como es el del Principado de Andorra o las comarcas de La Seu d’Urgell, Cerdanya, Berguedà, Bages y el Vallès.

A las 15:39 horas finalmente alcanzaron la meta, tras 206,522 km y 3 horas y 32 minutos de recorrido y lo que resulta aún más sorprendente, con un 24% de carga restante, lo que le permitiría realizar aún unos cuantos kilómetros más. La velocidad media obtenida para completar la ruta ha sido de 59 km/h, con máximas de 90 km/h (no se podía superar el límite legalmente establecido).

Mercedes_Benz_Clase_A_E_CELL_record_electrico_12Justamente espaldarazos de ese tipo son los que necesita la movilidad eléctrica para convencer cada día a más usuarios de la viabilidad de este tipo de tecnología y que es perfectamente utilizable en el día a día y también para realizar desplazamientos largos.

Este singular desafío ha sido llevado a cabo por el equipo Mercedes Barcelona ECOteam, compuesto por los concesionarios oficiales de la firma de la estrella Autolica, Cars Barcelona, Autolica Tarragona y MB Motors, pertenecientes todos ellos a la división Mercedes-Benz del conocido Grupo Quadis.

Galería de imágenes:

Ver galeria (15 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta