Hay una cosa clara: el diésel está en el punto de mira de las autoridades de muchos países debido a la contaminación. Desde el famoso #diéselgate se ha puesto en duda este tipo de motores y tomados algunas medidas restrictivas. Hace tiempo os contamos toda la verdad sobre los diésel y la contaminación y la creciente preocupación por los óxidos de nitrógeno (NOx), sobre todo en las grandes ciudades. Ahora parece que Reino Unido tomará cartas en el asunto.

Todavía no hay nada aprobado, pero ya se habla de que el gobierno podría pagar 2.000 libras (unos 2.364 euros al cambio actual) a aquellos propietarios que estén dispuestos a deshacerse de su vehículo diésel en favor de uno nuevo y menos contaminante. Esta propuesta llega como una nueva estrategia después de que las medidas para mejorar la calidad del aire que se habían planteado no hayan sido suficientes para Europa.

Aunque se desconocen los detalles, este plan de achatarramiento de los diésel estaría indicado para los vehículos de mayor edad y, por lo tanto, más contaminantes. En los próximos días podría hacerse oficial esta estrategia y sus cláusulas. Es posible que se restrinja el pago de las 2.000 libras a los usuarios que vivan en las zonas más afectadas por la contaminación o a la gente con bajos ingresos que no pueden permitirse un coche nuevo.

Reino Unido aparecía como uno de los países con más coches contaminantes en el informe de Transport & Environment (T&E). En su parque hay unos 11,2 millones de vehículos diésel y el 17% de esos vehículos tienen más de 12 años. Con esta medida se pretende reducir a la mitad los diésel más contaminantes. Su funcionamiento podría ser similar al del Plan PIVE aquí en España, con la mitad del pago hecho por el gobierno y la mitad restante por los fabricantes. Veremos como termina esta situación de los diésel en Reino Unido.

Fuente – BBC

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta