A pesar de salirse del universo particular y característico al que que nos tiene acostumbrados el director norteameriano David Lynch, para muchos The Straight Story o Una historia verdadera es una de las mejores muestras de su filmografía. De hecho, con su estreno, el polémico cineasta rompió con todos los esquemas de su legión de fans ganada a base de obras como Terciopelo azul, Mulholland Drive o Twin Peaks.

En esta película también vamos a ver cómo el elemento definitorio de una road movie al final siempre es el viaje, la carretera y los viajeros. Pero que todo esto siempre está ligado a los importantes matices que marcan el contexto, la historia y, cómo no, la batuta del creador. Películas de las que te hemos hablado, como Easy Rider o Carretera asfaltada en dos direcciones, van íntimamente ligadas al fervor social que se estaba viviendo en los años setenta en Estados Unidos, y otras, como Pequeña Miss Sunshine, nos narra en un viaje cómo es la estructura familiar de nuestro tiempo.

Una historia verdadera

 

FICHA TÉCNICA

Estreno 18 febrero 2000
Duración 1:50 horas horas
Director David Lynch
Guión Mary Sweeney
País Estados Unidos
Reparto Richard Fransworth, Sissy Spacek,Harry Dean Stanton…
Más información: IMDB

Alvin Straight es un veterano de la Segunda Guerra Mundial, tiene 73 años y es viudo. Vive en Laurens, Iowa, con su hija Rose que tiene una discapacidad. Alvin ve cómo su salud empieza a fallar. Además de sus problemas de visión y cadera, sufre un efisema y desmayos. Se entera que su hermano Lyle se encuentra en un momento extremadamente delicado. Así que decide ir a visitarlo a Mt. Zion (Wisconsin) después de pasar más de diez años sin dirigirse la palabra. Ante la falta de recursos, la imposibilidad de que le permitan tener una licencia de conducir dado su delicado estado de salud, Alvin decide coger el medio de transporte que tiene a su alcance: una segadora.

Lo más impactante de la historia es que es real. El verdadero Alvin Straight se montó en 1994 en su segadora que no sobrepasaba los 8 km/h para recorrer los 400 kilómetros que le separaban de Wisconsin para poder ver a su hermano por última vez. Le llevó seis semanas, pero lo consiguió. Murió tres años después y David Lynch ha conseguido que su historia haya quedado para siempre con esta magistral realización.

una_historia_verdadera3La crítica, los seguidores y la academia quedaron encantados con el resultado. También con la actuación de Farnsworth, que fue nominado al mejor actor protagonista en esa edición de los Premios Oscar. El guión de Mary Sweeney, compañera de confianza de Lynch, destaca por el realismo de sus diálogos. En Europa, eso sí, el director consiguió también la nominación a la Palma de Oro del Festival de Cannes  de 1999.

Sí, es una película de David Lynch

La fotografía y la cámara le delata. A pesar de que la historia, sencilla, dramática y muy sentimental se escapa de lo que nos tenía acostumbrados, sí es cierto que los personajes, en estado límite, son un sello del que no renuncia. No hay más que mirar a la hija del protagonista, Rose, y su evidente desequilibrio. Pero también, la tozudez con que Straight encara su larguísimo viaje, síntoma aparentemente de una incipiente demencia senil.

Con un estilo contenido, como dicen algunos, o no, David Lynch cuenta el viaje de Straight resaltando, como otras road movies hacen, la fuerte liberación que la carretera le da a su protagonista. En algunos casos, jóvenes que quieren cambiar los moldes existentes, en este, mayores que quieren seguir rompiéndolos. Ya sea como una alegoría de la última voluntad o simplemente por la voluntad de cambio que hasta el final permanece en cada uno de nosotros.

Échale un ojo al tráiler en español de Una historia verdadera.

4 COMENTARIOS

  1. […] Martin Sheen dijo en 1999 que no había vuelto a leer un guión mejor que el de Badlands. Aquí el actor es Kit, un joven basurero con aires de James Dean que enamora a la dulce Holly, una quinceañera interpretada por Sissy Spacek, antes de que ésta alcanzara la fama por interpretar a la marginada Carrie (1976) y muchísimo antes de ponerse a las órdenes de David Lynch en otra road movie de la que ya te hemos hablado, Una historia verdadera (1999). […]

  2. […] Malas Tierras, para volver a ver esa persona por última última vez, como hace Alvin Straight en Una historia verdadera, o simplemente para que el destino sólo sea la excusa, como en Easy Rider.  Pero en Güeros lo […]

  3. […] o temas relacionados con la muerte. Es el caso de otra road movie de la que ya te hemos hablado, una historia verdadera de David Lynch, en la que el protagonista va de Iowa a Wisconsin en una segadora para ver por […]

Deja una respuesta