Jaguar Land Rover ha asistido recientemente a un acontecimiento de lo más desagradable. La semana pasada tuvo lugar un robo en su fábrica de Solihull (Reino Unido), en el cuál los ladrones consiguieron sustraer hasta 3,5 millones de euros (3 millones de libras) en motores. A pesar de la seguridad que hay en dicha planta, los delincuentes se las arreglaron para entrar y salir con el suculento botín sin levantar sospechas.

Al parecer el ‘modus operandi’ había sido estudiado y fue desarrollado de manera casi imperceptible. Los ladrones fueron a la fábrica por la noche con un camión robado y pasaron los controles de seguridad sin problema. Una vez dentro acoplaron un remolque lleno de motores y salieron en un tiempo récord de solamente 6 minutos. Ante su éxito, unas horas después volvieron y se llevaron un segundo remolque cargado de motores.

Land Rover Defender fabrica 2015 18

La precisión de este robo y la facilidad de entrada a la fábrica hacen que haya sospechas de que algún trabajador haya podido tener relación. La entrada y salida sin que saltaran las alarmas pueden deberse a que los ladrones tenían la documentación necesaria. En todo caso la policía está investigando y todavía no ha querido hacer declaraciones al respecto. De momento solamente han podido encontrar los dos remolques empleados en el robo, aunque sin los motores que se llevaron.

Un portavoz de Jaguar Land Rover ha “ofrecido una recompensa a cualquiera que tenga información que pueda llevar a la recuperación de los motores”. Está claro que se trata de una pérdida importante para la marca británica y no solo a nivel económico, sino también para evitar filtraciones sobre su tecnología. Aunque son solo suposiciones, ya no han querido decir a que modelos pertenecían los motores sustraídos. Esperemos que consigan recuperarlos.

Fuente – Birmingham Mail

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta