Reino Unido ya está preparado para acoger una flota de lo que serán los primeros vehículos sin conductor. Bautizados como Lutz Pathfinder, se trata de una serie de cápsulas autónomas sin conductor diseñadas para recorrer distancias cortas, ayudar a moverse o transportar pequeñas mercancías, turistas o personas mayores o con dificultad para moverse.

Esta especie de robots biplaza diseñados por la empresa RDM Group, poseen una serie de sensores de infrarrojos, cámaras de vídeo y dispositivos de navegación (proporcionados por la Universidad de Mobile Robotics Group de Oxford), que les permiten responder de una manera automática a las condiciones del tráfico, los semáforos o incluso los peatones, y moverse a una velocidad de hasta 24 km/h. De esta forma, los datos generados a partir de estos sensores son analizados posteriormente por un sofisticado equipo interno para crear una vista compuesta de lo que está pasando alrededor del vehículo.

Lutz Pathfinder 4Con unas medidas de 1,93 m de largo x 1,40 m de ancho y 1,682 m de alto, esta especie de cápsulas biplaza soportan hasta 240 kg de peso y son alimentadas por unas baterías de fosfato de litio-ión que le proporcionan una autonomía de hasta 8 horas.

La idea es que los pasajeros se coloquen cómodamente en posición vertical, aunque, en cualquier momento también podrán tomar los mandos del vehículo. Las ruedas están escondidas bajo la carrocería del vehículo para proteger así al resto de peatones.

Este proyecto conocido como Innovation center for Intelligent Mobility, tiene como objetivo promover el uso de los vehículos autónomos e incentivar el uso de las nuevas tecnologías dentro del mundo de la automoción. En el siguiente vídeo puedes ver una recreación en 3D sobre el funcionamiento de estos vehículos Lutz Pathfinder.

Los primeros ensayos tendrán lugar con tres de estas cápsulas a finales de 2015, entre la estación central de tren de Milton Keynes y el centro de la ciudad. Suponiendo que la prueba tenga éxito, las cápsulas podrán empezar a utilizarse para mejorar la movilidad en la “última milla” entre la estación de tren y otras localidades cercanas. Los usuarios podrán reservar su vehículo utilizando una aplicación móvil.

Por novedoso que parezca, esta idea no es muy “original”, ya que los pods de transporte existen desde hace décadas. Y, por supuesto, en el mundo de la conducción autónoma hay día sí y día también múltiples avances. Google, por ejemplo, lleva un tiempo experimentando la incorporación de vehículos autónomos a la circulación y algunas compañías como Audi o BMW ya están incorporando esta clase de vehículos y robots para trabajar codo a codo con los trabajadores o incluso para transportar y aparcar los coches solos dentro de un parking de un aeropuerto.

Fuente: Transport Systems Catapult, RDM
Galería de fotos:

Ver galeria (7 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta