Rolls-Royce es una marca que siempre ha destacado por el nivel de lujo y precisión con el que hace sus vehículos. También por el gran tamaño de los modelos de su gama, que recientemente despidió al Phantom y que dentro de poco será completada por el Cullinan, su primer SUV. Pero hoy lo que vamos a ver es un ejemplar mucho más pequeño, una creación única que ha sido hecha para cumplir un objetivo muy especial.

Se llama Rolls-Royce SRH y no es un modelo que vaya a salir a la venta. Se trata de un juguete, un vehículo para niños que prestará servicio en el St Richard’s Hospital de Chichester (Reino Unido). Estará en la zona de pediatría para que los niños que vayan a ser operados puedan desplazarse al quirófano directamente en este coche. Incluso se han instalado señales de tráfico en los pasillos del hospital para esas ocasiones.

Dos niños del hospital fueron los encargados de ‘supervisar’ el proceso en la fábrica de Goodwood y recoger el exclusivo Rolls-Royce SRH. Aunque sea un juguete, ha sido hecho a mano y con todos tipo de detalles, como uno de los modelos de producción. Rolls-Royce Bespoke lo pintó combinando los colores Andalusian White y Salamanca Blue, mientras que el interior tiene un acabado en color St James Red.

El Rolls-Royce SRH está propulsado por una batería de gel de 24 voltios y puede alcanzar una velocidad máxima de 16 km/h (aunque es ajustable). Desde la marca afirman irónicamente que ofrece la misma suavidad y sigilo que los motores V12. Para el desarrollo de este juguete se han necesitado más de 400 horas y se han empleado técnicas de vanguardia como la impresión en 3D. Todo sea por una buena causa y por dar una sonrisa a esos niños.

Fuente – Rolls-Royce

Galería de fotos:

Ver galeria (12 fotos)

1 COMENTARIO

Deja una respuesta