Tocar las palmas mientras se aparca no es una idea exclusiva de nuestro siglo. En 1927 ya pensaban en ahorrar mucho esfuerzo al volante con la dirección asistida, digna de superhéroes. Así Citröen lanzó este maravilloso sistema de dirección, que auguraba el fin de los problemas al aparcar:

Hoy en día el sistema pasa más desapercibido, pero la función sigue siendo la misma. Así nos lo muestra CNN en este vídeo, en el que podemos ver el funcionamiento de los neumáticos que no sólo se mueven hacia adelante y hacia atrás; también de lado, de forma que nos permiten aparcar en paralelo sin necesidad de girar el volante.

Su inventor, un camionero canadiense llamado William Liddiard, empleó ocho años y 60.000 dólares en el diseño de este mecanismo, que aplicó en su Toyota Echo. Bautizó los neumáticos como Liddiard Wheels, y poseen un motor capaz de aplicar una fuerza de 10 toneladas

¿Los contras? Algunos expertos creen que este sistema sólo será útil a una velocidad muy baja. Cuestionan también que los usuarios estén dispuestos a pagar el alto precio de instalarlos en su vehículo (alrededor de 1.500 dólares) y creen más útil su aplicación en otros vehículos, como sillas de ruedas o grúas.

 

Si este es el futuro de las ruedas, es probable que aún tarde en aplicarse al panorama automovilístico ¿Los probaríais en vuestro coche?

Vía: CNN

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta