La historia de los accidentes de tráfico es lamentablemente tan antigua como el origen de los mismos y el ser humano, pese a su evolución, no ha desarrollado aún ningún sistema biológicamente viable para sobrevivir a cualquier accidente. Esta idea es la que han recogido los creadores de Graham, el ser humanoide más feo que hemos visto hasta la fecha, si es que se le puede considerar como tal.

El equipo multidisciplinar que ha trabajado para dar “vida” a este impactante muñeco lo forman un ingeniero experto en seguridad vial llamado David Logan, el traumatólogo Christian Kenfield, y Patricia Piccinini, artista reconocida. El hijo de este grupo es una recreación del único humano que sería capaz de sobrevivir a cualquier accidente.

En el vídeo se puede observar cómo los tres aportan ideas sobre el proyecto, sobre todo el experto en seguridad vial, el cual deja clara la inutilidad del cuerpo humano en caso de accidente ya que es incapaz de absorber la energía desprendida en el impacto y que causa graves consecuencias en nuestro cuerpo. Patricia comenta la importancia de Graham como instrumento para mover conciencias ya que no es solo “para exponer en un museo” es el portador de una idea.

Aunque de una forma algo grotesca y desagradable, según observamos el siguiente vídeo se nos hace un nudo en el estómago, el engendro, capaz de sobrevivir a cualquier tipo de accidente es un saco de huesos y carne, sin apenas movilidad en sus articulaciones, no tiene cuello, ojos pequeños, y orejas y nariz apenas visibles más allá de los orificios.

Su composición es principalmente de fibra de vidrio, silicona, resina y, como no, pelo humano que le da un toque de patata peluda muy personal. En esta etapa en la que aumenta el número de fallecidos en carretera, el invento sirve para concienciar de nuestra vulnerabilidad. El 50% de los conductores accidentados no tiene posibilidad de frenar y nadie puede parar su propio cuerpo en un choque.

La gira de exhibiciones de nuestro carnoso amigo comenzaron en Melbourne para luego viajar por otras ciudades australianas del estado de Victoria. En todo caso, sin saber aún si podremos apreciarlo más de cerca, los vídeos nos han hecho una idea muy cercana a lo que sería un humano inmortal en caso de siniestro. Está más claro pues la fragilidad de la especie actual y la necesidad de medidas para evitar cualquier incidente al igual que un mantenimiento del vehículo.

Vía: El Mundo

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta