Últimamente estamos hablando mucho de caravanas, pero es que cada una que vemos ¡nos gusta más que la anterior! Hace poco os enseñábamos la caravana con un techo que se convierte en barca. Y es que son muchos los que utilizan la caravana para ir a la costa, con el consiguiente problema de no poder remolcar un barco o desplazar dos coches para llevarnos las dos cosas. Una solución hasta ahora era el barco plegable que puedes llevar en el coche, pero ¿por qué no juntar caravana y barco?

La que hoy os enseñamos no es que traiga una barca escondida en alguna parte, si no que ¡la propia caravana se convierte en barco! Sealander es idea de unos alemanes, y a pesar de no ser el yate con el que todos soñamos, hace un apaño para pasar un rato tranquilo sintiendo el mar. Han aprovechado su reducido tamaño, ya que en su interior puedes encontrar dos bancos con capacidad para seis personas, que se convierten en cama.

Puede hacerse descapotable gracias a la cubierta de poliéster, y tiene una ventana panorámica a cada lado. No os preocupéis, no hay que remar, cuenta con un motor de acero inoxidable. Además está registrada como caravana sin frenos y barco de recreo, cumpliendo con las normativas mundiales de vehículos de tierra y agua (TÜV y CE).

Sealander_2

Esta caravana flotante está hecha de fibra de vidrio reforzado con plástico y acero inoxidable y son selladas con un gel para que resistan al viento y al agua. Son completamente personalizables ya que nos permiten elegir colores y materiales, y se terminan a mano para darles mayor calidad. Cuentan con numerosas opciones y paquetes como cocina, lavabo, depósito de agua, wc portátil, y ducha.

Para llevarla por carretera solo necesitas el carnet de conducir, y cualquier persona mayor de 16 años puede manejarla en el agua. El precio de la más básica son 15.117,65 euros, pero puede elevarse bastante según los opcionales que queráis añadir.

Podéis verla en acción en este vídeo:

Fuente: Sealander

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta