La alcaldesa de París ha anunciado recientemente una medida que demuestra el compromiso de esta ciudad con el ciclismo urbano (quieren triplicar el uso de las bicicletas en 5 años) y su deseo de peatonalizar al máximo el centro.  Y es que, señores, son muchas las ciudades que ya tienen limitada, o que estudian limitar, la entrada al centro a unos pocos vehículos. Ya os hemos contado diversas medidas que se llevan a cabo para solucionar los niveles de contaminación, como cuando París prohibió el acceso al centro a los vehículos que más consumen o cuando el Ministerio de Medio Ambiente ideó las pegatinas que clasificaban los vehículos en función de las emisiones.

Suponemos que el grave episodio de contaminación que París sufrió el año pasado, que obligó a las autoridades a restringir el acceso a vehículos y a decretar la gratuidad en el transporte público, les hizo darse cuenta de la necesidad de medidas que eviten estos incidentes.

En 2012 se realizó un estudio que demostró que permitir a los ciclistas “saltarse” los semáforos en rojo mejora la fluidez y reduce la siniestralidad y los conflictos entre conductores. Es decir, en cruces controlados por semáforos los ciclistas podrán interpretar los semáforos en rojo como un “ceda el paso” gracias a una señal que se encontrará en el mismo semáforo.

semaforo_rojo_ciclista

Esta medida se va a implementar poco a poco en las zonas 30 de París empezando este mismo mes. Sin embargo, no son pioneros ya que hay otras ciudades como Estrasburgo y Reims que ya cuentan con estas señales. Se trata de un cambio muy sencillo (no supone una gran inversión) que mejora notablemente la circulación y la seguridad de los ciclistas. Además, si en algunos países los propios coches tienen permitido girar a la derecha con semáforos en rojo, ¿por qué no van a poder las bicis?

En nuestro país ya son muchos los que consideran necesario importar este tipo de medidas, y tú ¿qué opinas?

Vía: BBC

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta