Parecía que ya lo teníamos todo: aplicaciones para pagar en el parking sin sacar el ticket (BePark), otras que nos recuerdan dónde tenemos el coche aparcado (My car Locator) y, por supuesto, las que apuestan por la filosofía de la economía colaborativar, como blablacar (para compartir coche) y Uber, que ha levantado bastantes suspicacias ya que desafía buena parte de la legalidad vigente.

Sin embargo, la creatividad no tiene puertas y ya tenemos una nueva aplicación que nos ofrece algo nuevo. Shipeer es una red social al estilo blablacar, pero aquí lo que se comparte es el maletero del coche. Según sus creadores, los usuarios de este servicio se dividen en shipeers, los que necesitan el maletero, y carriers, los que lo ofrecen. Éstos informan a los interesados del espacio disponible en su maletero describiéndolo en función de tres categorías: Ratón, Gato y León, de menos a más.

Nissan Pulsar 2014 maletero 02La plataforma, según sus creadores, se basa también en la economía colaborativa y la confianza. Evidentemente, este es el tema más importante de su servicio ya que se trata de enviar paquetes en el maletero de un desconocido. No obstante, los tres amigos que han creado esta empresa aseguran que cuentan con un sistema “building trust” que garantiza la fiabilidad.

El funcionamiento es muy sencillo y recuerda también a la popular blablacar: cada usuario tiene que crear su perfil personal y luego es puntuado por el resto de la comunidad, en función a la calidad del servicio prestado. El sistema de pago sí que es diferente, ya que se realiza a través de la plataforma y sólo cuando se confirme que el paquete ha llegado en perfecto estado a su destino.

¿Es legal compartir maletero?

Como es de imaginar, al igual Uber en su día, la polémica ya está servida. Las empresas de mensajería no parecen estar muy contentas con la idea y muchas voces ya claman la ilegalidad del servicio. Lo cierto es que si repasamos la normativa referente a la carga y equipaje de los coches, leemos que “queda prohibido el transporte de todo aquello que no sea para uso privado o particular”, a no ser que el vehículo sea un sistema de transporte y tenga su correspondiente permiso.

En principio, los turismos solo pueden transportar maletas, bultos o equipaje de sus ocupantes, incluido el conductor. Desde Shipeer defienden que su empresa trabaja para poner en contacto a dos usuarios interesados en compartir gastos de traslado y que de ninguna manera se trata de un sistema de transporte remunerado. ¿En qué situación legal queda entonces Shipeer?

Vía: Cinco Días

1 COMENTARIO

  1. Y ahora viene cuando yo pregunto: ¿qué pasa si un sujeto A solicita el traslado de un paquete X a un carrier B y resulta que el X, en realidad, es droga (por poner un ejemplo)? Si le para la policía, ¿qué? Según la cantidad que contuviera el paquete estaría cometiendo un delito de posesión de drogas o de tráfico de drogas, donde el culpable sería el carrier… vamos, que sería una mula.

Deja una respuesta