Mientras los coches autónomos, como el koala de Google, siguen perfeccionándose y adaptándose a la legislación y la vida de los ciudadanos, parece que una alternativa real para la seguridad de los vehículos en carretera son las redes inalámbricas entre coches. ¿Pero cómo hacemos para que todos los coches estén conectados?

En General Motors han desarrollado un sistema de comunicación entre vehículos que funciona gracias a los ordenadores a bordo. Estos ordenadores procesan la señal que emiten los otros vehículos diez veces por segundo y calculan así la probabildiad de una colisión. El coche avisa al conductor del vehículo en función de la gravedad de la situación. Emitiendo primero un pequeño aviso de luz o vibración y si el peligro sigue aumentando con una voz que te avisa de la inminente colisión. Esto ayuda a prever choques por problemas de visibilidad, por ejemplo.

La Administración Nacional de Seguridad en carretera y la Universidad de Michigan equiparon con esta tecnología a casi 3.000 coches entre 2012 y 2014. Según sus datos, si esto se ampliara al resto del país se podrían prevenir medio millón de accidentes y más de mil muertes anuales. La tecnología promete revolucionar nuestra manera de conducir. Y la de General Motors llegará en un año, según la compañía.

Volvo XC90 T8 Plug-In Hybrid 2015 02Pero no es una tecnología exclusiva de General Motors. Volvo, un referente europeo y mundial en seguridad, ha desarrollado un sistema que también proporciona información en tiempo real al conductor. En este caso, mediante la señal de GPS colocado en los vehículos de la marca, se le informa de la situación de la carretera, heladas, accidentes o retenciones. Esta información se extrae de sensores instalados en los neumáticos. También han colocado sensores en las luces de emergencia de los vehículos, de manera que si un coche de la marca los activa, el coche enviará la información a otros coches de Volvo que estén próximos.

En Japón, Toyota también está experimentando con un sistema que recoge esta filosofía de compartir información valiosa que pueda reducir peligro, simplemente informando a otros conductores. La firma nipona incorporará a sus modelos un programa estandarizando con un protocolo de comunicación en 760 Mhz. Su desarrollo lo ha hecho en colaboración con gobierno japonés y su interés es exportar un sistema estandarizado para que los fabricantes comparte un mismo modelo y crear un sistema eficiente.

Precisamente, este es el principal problema que nos encontramos al hablar de estos sistemas de seguridad: que no se están desarrollando en estándar entre fabricantes y mercados, sino que cada marca desarrolla el suyo propio. Toyota es el primero que ha manifestado su deseo de exportarlo al resto de firmas y de momento parece que no todas están por la labor.

2 COMENTARIOS

Deja una respuesta