Será en octubre cuando arranque la comercialización del Skoda Karoq 2018, un SUV compacto por debajo del Kodiaq 2017 (ver prueba) que tiene muchas similitudes con el Seat Ateca, ya que ambos comparten plataforma y un diseño más que similar. Sustituye al Skoda Yeti 2014, que tenía una línea mucho más personal y caracteristica.

Con una longitud de 4,38 metros (dos centímetros más que el Ateca, pero 10 menos que el Tiguan, también basado en la misma plataforma), hay que fijarse en algunos detalles para encontrar las diferencias, como en el frontal o el diseño del faro partido (con LED opcional), que parece que se extiende en la marca tras ver el Octavia 2017. De ancho mide 1,84 metros y 1,60 de alto, como el Ateca.

Pocas diferencias exteriores más, entre estos dos SUV que se fabricarán en la planta checa del Grupo VAG. Apenas los diseños de llantas y algunas molduras. La marca no ha querido desvelar por el momento si habrá acabados más deportivos RS (sí hay Seat Ateca FR) o más camperos (como el Kodiaq Scout).

En el interior destaca sobre todo por ser el primer coche de la marca en poder contar (de manera opcional) con la instrumentación digital Virtual Cockpit, con una pantalla de 12,3 pulgadas similar al Audi Virtual Cockpit. Por lo demás, en cuanto a diseño no hay difernecias notables con el Kodiaq.

También gana modularidad respecto al Ateca, lo que lo convierte en una gran baza como coche familiar. Y es que el Karoq podrá equipar (en opción) el sistema VarioFlex, con tres asientos traseros independientes que se pueden mover longitudinalmente para ganar espacio en el maletero, que oscila entre los 479 litros y los 588 litros de capacidad (el Ateca se queda en unos correctos 510 litros pero carece de esa modularidad. En caso de abatir los respaldos de los asientos traseros se consiguen hasta 1.810 litros de capacidad y también podrán extraerse para lograr un espacio de carga sin rival en el segmento.

Skoda Karoq 2018. Motores

La gama de motores del Karoq es también algo más moderna que el Ateca. En gasolina comparte con él el 1.0 TSI de 115 CV pero el 1.4 TSI ACT es sustituido por el 1.5 TSI EVO de 150 CV (también con sistema de desactivación de cilindros). Quienes prefieran diésel podrán optar por el 1.6 TDI con 116 CV de potencia, y el 2.0 TDI disponible con 150 CV y 190 CV.

El motor más potente se asocia al cambio DSG de doble embrague, mientras que el resto al manual de 6 relaciones o DSG de doble embrague y 7 relaciones de nueva generación. También el más potente cuenta con tracción integral de serie (no permanente, sino que un embrague Haldex envía par al eje trasero al detectar pérdidas de tracción, la conocimos en nuestra prueba de Seat Ateca y cuenta con un modo off-road). Es opcional en los motores de 150 CV y el resto son tracción delantera. Las versiones más completas dispondrán de un selector de modos de conducción con cinco variables.

Skoda Karoq 2018. Equipamiento

Este será el modelo que estrene en la marca algunos asistentes de conducción. Además del Lane Assist, capaz de mantener al coche en el carril, cuenta con el Traffic Jam Asisst que es capaz de seguir al coche que le precede a cierta distancia, detector de vehículos en el ángulo muerto, frenado automático con detección de peatones, lector de señales de tráfico, asistente de remolque…

En el apartado de conectividad, ya sabemos que su sistema de infoentretenimiento puede ser compatible con Apple CarPlay y Android Auto y que puede elegirse con Skoda Connect, que ofrece datos del tiempo y tráfico en directo, aplicación para el móvil…

Fuente: Skoda
Galería de fotos:

Ver galeria (8 fotos)

1 COMENTARIO

Deja una respuesta