En estos tiempos que corren los lanzamientos más importantes para las marcas son los SUV, ya que el volumen de ventas de los mismos es ya mucho mayor que el de los segmentos tradicionales. Un ejemplo de ello es el Skoda Kodiaq 2017, sin duda el lanzamiento más importante de Skoda tras el de la  primera generación del Skoda Octavia moderno, allá por 1996.

Se trata de un SUV grande con siete plazas de capacidad muy completo, como pudimos comprobar en nuestra primera prueba. Es el primer SUV de la marca, pero, mucho antes de su llegada existió el Skoda Trekka, un todoterreno que salió a la venta hace más de medio siglo y tenía cierto parecido con el Land Rover Series I.

skoda-trekka-1966-4

Descrito como un “vehículo todoterreno ligero” se trató, posiblemente del primer coche diseñado y construido en Nueva Zelanda por Motor Holdings, un ensamblador de automóviles independiente de las antípodas que fabricó casi 3.000 unidades entre 1966 y 1972.

El Skoda Trekka fue lanzado el 2 de diciembre de 1966 y se basaba en el Octavia Combi, cuyas piezas (por razones fiscales, desmontadas) eran enviadas desde Mladá Boleslav. Comparado con el clásico del que partía, tenía una distancia entre ejes más corta (para una longitud total de 3.590 mm) y una relación de eje modificada junto con neumáticos más gruesos y una distancia al suelo más generosa, que alcanzaba los 190 milímetros.

Se movía gracias a un motor de cuatro cilindros de 1,2 litros que entregaba 47 CV y 87 Nmaleje trasero a través de una transmisión manual de cuatro velocidades. Contaba con una opción para bloquear el diferencial, para aumentar sus capacidades off-road. Puede parecer poca cosa, pero pesaba muy poco (dependiendo de la versión, entre 920 y 980 kilogramos), lo que le permitía alcanzar los 110 km/h y con un consumo de combustible bastante frugal, de 11 l/100 km. Su capacidad máxima de carga útil alcanzaba los 500 kg.

skoda-trekka-1966-1

Se ofreció en varios estilos de carrocería, como la versión pick-up, de  tres puertas con dos o ocho asientos, un derivado de tapa blanda, con techo rígido de plástico fijo, familiar e incluso una versión “playera”.

Para ser honestos, debemos indicar que nunca fue comercializado como un Skoda, de ahí la ausencia del logotipo de la compañía. Eso no impidió que tuviese bastante tirón comercial, ya que el Trekka era uno de los vehículos más baratos a la venta en Nueva Zelanda hasta 1970, cuando los impuestos de importación se relajaron y comenzó a ser reemplazado por otros modelos, en su mayoría procedentes de Japón. Este modelo se exportó también a mercados como Australia, Fiji, Samoa o Vietnam.

Fuente: Carscoops
Galería de fotos:

Ver galeria (5 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta