El próximo 14 de mayo se celebran las bodas de oro del simbólico motor bóxer de Subaru que fue introducido por primera vez en 1966 en su modelo compacto Subaru 1000 ¡nada más y nada menos que 50 años!

La marca japonesa se ha mantenido fiel a su filosofía y ha seguido su evolución durante 50 años en los cuáles ha podido extraer el mayor partido a las ventajas de sus vehículos habiendo logrado una producción que llega a las 16 millones de unidades.

Subaru 1000. Primer bóxer 1966

La primera versión que conocimos fue el motor bóxer denominado EA, cubicaba 1.000 cc y ofrecía 55 CV de potencia. A partir de este la empresa no ha dejado de buscar la tecnología que mejoren sus motores para que estén a la última.

Todos los modelos actuales de Subaru equipan motores longitudinales de cilindros opuestos tanto gasolina como diésel que varían desde los 114 CV del 1.6 atmosférico equipado en la versión de acceso del Subaru XV, hasta los 300 CV del 2.5 turboalimentado que equipa el WRX STI (ver prueba), y que emplea el equipo de competición Subaru Tecnica International sin apenas modificaciones en las 24 horas de Nurburgring.

digital post production: Ole Bunger www.pixoleb.com

Con el motor de cilindros horizontales de Subaru se obtienen menos vibraciones, un perfecto equilibrio rotacional y una gran sensación de suavidad y deportividad a lo largo de todo el rango de revoluciones. El perfil plano y bajo del motor, también permite reducir la altura del centro de gravedad, mejorando la estabilidad y el comportamiento incluso en vehículos 4×4, cuyo tacto y sensaciones al volante, se asemejan a un turismo a pesar de ofrecer niveles de altura libre al suelo y capacidades fuera del asfalto líderes en sus respectivos segmentos.

Pero ¿qué es la configuración bóxer del motor? Subaru es la única marca del mundo que emplea este tipo de motor tanto en gasolina como en diésel desde su desarrollo en 1999. La primera generación del motor bóxer diésel vio la luz en el año 2008 y supuso una auténtica revolución gracias a su tamaño compacto peso reducido, elevada rigidez y al empleo de un bloque de carrera corta. Los Subaru de hoy en día emplean la quinta evolución del motor de dos litros de cilindrada y cuyos niveles de vibración y sonorización son tan bajos que no hacen falta árboles contrarrotantes como es habitual en los motores en línea o en V. Pudimos comprobarlo en nuestra prueba del Subaru Outback,

Motor Bóxer y Symmetrical All Wheel Drive vista frontal

El motor bóxer es uno de los elementos principales que forma parte del sistema simétrico de transmisión Symmetrical All-Wheel Drive que ofrece una gran combinación de estabilidad y tracción, y una equilibrada distribución de peso como resultado de la simetría del sistema de transmisión unido de forma longitudinal al motor bóxer. Esta combinación permite que todos los Subaru ofrezcan una excelente estabilidad a alta velocidad y precisión en curva.

Cómo dato de interés, el pasado mes de marzo, Subaru alcanzó las 15 millones de unidades producidas de su legendaria tracción integral permanente Symmetrical All-Wheel Drive (AWD), que fue introducida en el Subaru Leone 4WD Estate, precursor del Outback y del Impreza, que fue lanzado al mercado en septiembre de 1972.

Fuente: Subaru

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta