Tesla ha conseguido atraer la atención a los coches eléctricos gracias a su Model S, que también se ha convertido en un ejemplo paradigmático de la personalización de los coches. Gracias a su conexión a Internet, el Tesla Model S permite actualizaciones frecuentes del software y, aunque la empresa norteamericana no lo ha abierto a programadores externos, algunos ya están escribiendo código de forma altruista para hacer cosas nuevas con el coche.

Es el caso de un trabajador de una empresa de base de datos en California (EEUU), Joe Pasqua, ha creado la aplicación gratuita Visible Tesla para todos aquellos que tengan un coche de la compañía. Su App permite acceder a una serie de datos y configurar algunos parámetros del coches. De momento ha conseguido que se puedan controlar funciones básicas como, desbloquear las puertas, encender la calefacción o el aire acondicionado o abrir el techo solar, hasta saber informaciones más complejas, como controlar la función de carga o conseguir información completa sobre la ubicación.

Lo que Pasqua ha desarrollado lo pone en común con otros usuarios y ha creado una especie de comunidad de usuarios y fans de Tesla. Algo que les sirve para compartir información de sus vehículos y dar con algunos problemas comunes. Por ejemplo, una reciente ola de calor en California ha influido en que algunas baterías del Model S se agoten antes o compartir datos para saber cómo el tipo de conducción afecta a la autonomía.

Tesla-Model-S-interiorGracias a la pantalla de 17 pulgadas que incorporan todos los Model S, la aplicación Visible Tesla permite que se puedan agregar nuevas funcionalidades al vehículo que sus software no incorpora y manipularlas desde dentro, como pedirle al coche que te mande recordatorios por correo electrónico teniendo en cuenta la ubicación. Por ejemplo, dice Paqua que suele comprar en un supermercado donde ya no dan bolsas. Así que cuando va a hacer la compra le indica al Tesla la zona a la que va y le dice que cuando llegue le mande un correo eléctrico recordándole que coja las bolsas de la compra. Así que, mientras está aparcando, el coche ya le ha enviado un mensaje para que se acuerde de las bolsas.

Otro desarrollador de Massachusetts, Edward Arthur, escribió un código sencillo simplemente para que el coche le mandara un correo electrónico si se le olvidaba poner el coche a cargar a una determinada hora. Y la web OpenGarage.org es un punto de auténticos fans y expertos en tecnología de vehículos que están reescribiendo completamente el software de sus coches y así modifican a su gusto desde el control electrónico del interior del coche hasta el rendimiento del motor.

Tesla-Model-S traseraA Tesla, por su parte, no parece que le importe que los propios usuarios programen por su cuenta. De hecho la compañía no descarta ofrecer un kit para el desarrollo de software para el Model S y otros futuros modelos. Un movimiento que los conductores más activos y entusiasmados están deseando pero que no termina de asentarse, quizás más por problemas de seguridad que otra cosa. El Model S es el más accesibles par a los programadores porque se controla a través de Internet, sin embargo los modelos nuevos están conectados por una red interna. Los modelos de gama más alta vienen ya con aplicaciones para smartphones y softwares más complejos.

El laissez faire que parece profesar Tesla con sus usuarios contrasta con la perspectiva con la gran mayoría de fabricantes, como Ford, que está endureciendo el acceso a sus herramientas para, según la compañía, evitar la piratería de los hackers y proteger sus derechos de autor. Sin embargo, los programadores que piden a Tesla que abran sus datos aseguran que los protocolos de Tesla son seguros y que una apertura de este tipo no pondría en riesgo a los usuarios y sus coches.

Fuente: MIT Technology Review

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta