A pesar de ser uno de los coches más caros del mundo, Bugatti informa de que ya ha vendido unidades de su exclusivo superdeportivo el Bugatti Veyron. Cuando se lanzó el Veyron, allá por 2005, ya se indicó que la producción se limitaría a 450 unidades, por lo que solamente hay disponbles 50 más.

La marca propiedad del Grupo Volkswagen ha vendido la totalidad coupés del Veyron 16.4 con 1.001 CV y del Veyron 16.4 Super Sport con 1.200 CV, que se limitaron a 300 unidades. También se han vendido 100 de los 150 roadsters del Veyron 16.4 Grand Sport con 1.001 CV y el Veyron 16.4 Grand Sport Vitesse de 1.200 CV por lo que solo quedan 50 unidades a la venta.

El Dr. Wolfgang Schreiber, presidente de Bugatti Automobiles SAS, aseguró que: “Con el Veyron, Bugatti se ha consolidado como el coche más exclusivo y lujoso del mundo. El Veyron es una historia de éxito única y fija un alto estándar para el futuro de Bugatti”. Lo que no comentó es la gran cantidad de dinero que pierden con cada unidad.

Bugatti Veyron Meo Constantini 2013 07

El Bugatti número 400 ha sido un Veyron Grand Sport Vitesse Jean-Pierre Wimille y ha sido adquirido por un cliente en el Medio Oriente. Este coche tiene un precio de 2.13 millones de euros, sin incluir los impuestos ni el transporte. Las leyenda de Bugatti son unas ediciones especiales cuya producción está limitada a tres unidades.

Lanzadas con el primer modelo en agosto de 2013 en California con el Vitesse Jean -Pierre Wimille, que fue seguido por el coche leyenda el Veyron Jean Bugatti, que fue presentado en el Salón del Automóvil de Frankfurt. En noviembre, la tercera leyenda, dedicada a Meo Costantini fue revelada al público en el Dubai International Motor Show 2013.

Bugatti Veyron 16.4 Grand Sport frontal

Los coches de leyenda se basan en el Bugatti Veyron 16.4 Grand Sport Vitesse, propulsado por un motor de ocho litros y 1.200 CV y un impresionante par motor de 1.500 Nm entre las 3.000 y las 5.000 rpm. Acelera de 0 – 100 km/h en tan sólo 2,6 segundos y 0-200 km/h en sólo 7,1 segundos. Los frenos también son espectaculares, pues el Veyron solo necesita 5,8 segundos para pasar de 200 km/h hasta pararse completamente.

Desde abril de este año, el Grand Sport Vitesse puede presumir de ser el roadster más rápido del mundo con un récord de 408,84 km/h. Además Bugatti sigue siendo el coche más rápido de producción con un récord de 2010 cuando alcanzó los 431,072 km/h.

2 COMENTARIOS

Deja una respuesta