El nuevo Subaru WRX, basado en la actual generación del Impreza, de cuyo nombre se desprende, monta un nuevo motor 2.0 turbo Boxer de inyección directa que mejora las prestaciones y consumo del conocido 2,5 litros: ofrece 268 CV a 5.600 rpm y un par máximo de 350 Nm entre las 2.000 y las 5.200 rpm.

Por vez primera este bloque está asociado a un cambio manual de seis marchas, aunque opcionalmente también se podrá optar por el automático Lineartronic de 8 velocidades (como el de nuestra prueba del Subaru Outback 2013)  en su versión Sport, que cuenta con levas en el volante y que ha sido mejorado para cambiar con mayor rapidez. Como no podía ser de otra forma, recurre al sistema de tracción integral de la marca Symmetrical AWD.

Subaru WRX 2013 03

El Subaru WRX 2013 llega con un chasis más ligero y rígido. Su geometría y el tarado de la suspensión también han sido puestos a punto. Todos estos factores hacen, según la marca, que el deportivo japonés haya mejorado su comportamiento dinámico y respuesta al volante.

El Subaru WRX 2013 mide 4.595 mm de largo, 1.795 de ancho y 1.475 mm de alto, y la distancia entre ejes aumenta 25 mm (2.650 mm), con lo cual crece el espacio para las piernas en las plazas traseras. El pilar A también se alarga para aumentar la visibilidad. Por otro lado, el ángulo de apertura de las puertas ha aumentado para facilitar el acceso al interior del coche. Finalmente, el maletero también incrementa su capacidad, que puede crecer aún más gracias a los asientos abatibles 60:40.

Subaru WRX 2013 06

Estéticamente, el Subaru WRX 2013 destaca por su diseño agresivo y musculoso (dentro del clasicismo de la marca). El frontal está presidido por la parrilla hexagonal característica de Subaru y los grupos ópticos rediseñados. En el lateral, los estribos y los neumáticos 233/45 R17 reflejan el caracter deportivo del modelo japonés. En la zaga, el prominente difusor, los dos escapes dobles y el pequeño alerón enfatizan el centro de gravedad bajo del nuevo WRX.

Subaru WRX 2013 07
El interior del Subaru WRX 2013 refleja que estamos ante un coche de naturaleza radical. El asiento del conductor ha sido diseñado a semejanza de un cockpit. Además, y por vez primera, el modelo recurre a un volante achatado. Las inserciones de carbono o metal, la iluminación roja y un cuadro de 3,5 pulgadas son otros aspectos destacados del habitáculo. Otro guiño a la deportividad del WRX es el indicador de la presión del turbo.

Fuente: Subaru
Galería de fotos:

Ver galeria (7 fotos)

1 COMENTARIO

Deja una respuesta