¿Te imaginas montar en un autobús de 23 plazas circulando a más de 250 km/h? Alguien sí lo hizo. La historia se remonta al año 2004 en los Países Bajos, cuando la economía europea iba como un tiro y cada día se proponían nuevos productos y proyectos para intentar captar los petrodólares de los Emiratos Árabes y el dinero de los asiáticos.

Entonces, un consorcio de empresas (la aerolínea KLM, las petroquímicas Sabic y Doen o el gigante de la ingeniería Koning&Hartman) junto con la Universidad de Delt y en colaboración con el astronauta neerlandés de la NASA, tuvieron una idea. ¿Por qué no inventar un vehículo a medio camino entre un superdeportivo électrico y un autobús que no necesite circular por raíles y sea capaz de circular a más de 200 km/h? Así nacía el Superbus.

Superbus proyect 03Concebido como un sistema de transporte para pasajeros, el Superbus tiene previsto circular por su propia plataforma, en paralelo a cualquier autopista, y con una serie de ventajas respecto a los trenes: la posibilidad de circular y aparcar a tu antojo y una inversión en infraestructuras mínimas.

Este aparato eléctrico que mide 15 metros de longitud cuenta con seis ruedas, ocho puertas de tipo ala de gaviota por la que pueden acceder hasta 23 pasajeros y posee un motor de 300 kW capaz de alcanzar una potencia máxima de 818 CV. El Superbus puede recorrer hasta 210 kilómetros con cada recarga de sus baterías litio. Quizá este sea su punto más débil, al igual que ocurre en otros tipos de vehículos eléctricos.

interior bus mas rapidoPor la importancia del proyecto y las posibilidades de éxito, el Gobierno neerlandés invirtió cerca de 7 millones de euros para ayudar a la investigación.  Hoy en día, 7 millones de euros después y unas cuantas horas invertidas, el proyecto Superbus todavía sigue sin salir adelante. Además, tanto el piloto como el principal valedor del proyecto ya han fallecido, y el interés de los inversores se ha desvanecido en favor de otros proyectos más tradicionales como el ferrocarril de alta velocidad.

Sin embargo, eso no quita para que el nuevo equipo encargado de su desarrollo continúe trabajando en el prototipo. De hecho, acaban de sacar un vídeo donde podemos ver al Superbus circulando por la nieva holandesa, siendo capaz de alcanzar los 250 km/h en tan solo 200 metros, recuperando además parte de esa energía generada gracias a los frenos regenerativos.

Fuentes: Wubbo Ockelsprijs, Superbus
Galería de fotos:

Ver galeria (10 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta